Seleccionar página

Viajar un 30 o un 31 de diciembre en nuestro país no es tarea fácil, pero para algunos no hay otra opción. 

Para hacerlo se debe sortear temas de sobre precio, falta de puestos, salidas fuera de horario y temas de bioseguridad.

Los usuarios prefieren esperar y salir más tarde para poder irse en los autobuses Sitssa que son los del gobierno ya que carros particulares, a pesar de ser más cómodos y adaptarse a las necesidades del que viaja, los precios oscilan entre los 100 y 180 dólares dependiendo de la distancia.

Salir se retrasa ya que los autobuses están autorizados a viajar nada más con la mitad de la capacidad por temas de bioseguridad. A pesar de todo esto, usuarios sienten alivio de que se autorizaran viajes al interior.

Tras nueve meses de paralización, las autoridades autorizaron la apertura de los terminales terrestres del país para el último mes del año.

Las tarifas de la línea estatal varían entre los 11.490.000 bolívares para rutas largas como hacia San Cristóbal, estado Táchira, y los 840.000 bolívares para rutas cortas como a La Victoria, Aragua.

Hasta la ciudad de Maracay el precio es de 1.340.000 bolívares, y a Valencia 1.770.000 bolívares.

Pero estos viajes son limitados y por ende la lista de espera es mas larga. Para el que no logra comprar pasajes en la linea del Estado y no puede costear en carros particulares, puede comprar para autobuses alternos.

La tarifa de estos va desde $16 a $20 dependiendo de la distancia. 

Toda esta gama de precios se adapta a las posibilidades del usuario, pero la realidad en los terminales es de poca afluencia de pasajeros, algunos terminales presentaron mayor cantidad de usuarios estos dos últimos días del año.

Aun no se tiene información de si los terminales trabajaran con normalidad para el mes de enero ya que se espera la radicalización de la cuarentena anunciada por la administración de Nicolas Maduro, lo que puede afectar el retorno de los viajantes.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/viajar-un-31-de-diciembre-al-interior-del-pais-toda-una-aventura-incierta-en-venezuela