Seleccionar página

El hombre nació queriendo saber. Confucio

El conocimiento es el combustible para la vida.  El concepto de conocimiento es extenso y complejo, así que solo los estudiosos pueden hacer una disertación científica sobre el tema. Pero para efectos de esta corta reflexión, que más que todo podría interesar a estudiantes que cursan el bachillerato o a los que ya lo han concluido, recurro a  https://es.wikipedia.org/wiki/Conocimiento  que define el conocimiento como: Hechos o información adquiridos por una persona a través de la experiencia o la educación, la comprensión teórica o práctica de un asunto referente a la realidad. Los estudiosos separan el tema en dos vertientes principales.  El conocimiento empírico conocido también como conocimiento popular que se obtiene mediante la experiencia directa, la interacción y observación del mundo y el conocimiento científico que comprende las informaciones y hechos que son comprobados por medio de la ciencia. Tipos de conocimiento: empírico, científico, filosófico y teológico – Diferenciador

Pero ¿de dónde viene el conocimiento? Buscando una respuesta simple, tal vez no sea descabellado pensar que cuando irrumpe la humanidad en este mundo, se inicie la primera obra humana, la creación o invención de conocimientos. Ya vemos que desde el Paleolítico superior hace unos 35 mil años, el hombre primitivo nos enseñó a pintar, dejándonos una prueba de su refinado conocimiento del arte como lo demuestran las fabulosas pinturas rupestres de Altamira, España, ilustradas para el mundo en esta extraordinaria película, https://www.youtube.com/watch?v=9CdNCPLRVcE. Y así siguieron la búsqueda del mejoramiento de las técnicas heredadas de sus antepasados, llegando hasta inventar, hace cerca de cuatro milenios, la escritura, un método abstracto para evitar la pérdida de los conocimientos adquiridos y así legar ese saber a las generaciones siguientes. 

El ser humano comienza a adquirir conocimientos desde el momento en que nace. Llega a este mundo dotado de una gran capacidad de adaptación;  se empapa de todo lo que ve, oye y de lo que le enseñan sus padres en el ámbito del hogar .  Su memoria se convertirá en su “valija de conocimientos” donde ira almacenando todo cuanto vaya aprendiendo.  Se inicia a la lectura a través de los libros que le leen sus padres.  A los tres años ya lleva en su valija mucho de lo que ha aprendido, sin embargo,  es muchísimo lo que todavía tiene que aprender para completar el avío que va a necesitar para ese largo camino que es la vida. 

Después del hogar, el niño pasa por un periodo de unos trece años de aprendizaje del conocimiento básico, incluido el aprender a aprender. A esa etapa ya ha descubierto que los libros y la educación son unas de las principales fuentes del saber. Llega con su diploma de bachillerato y ahí se encuentra frente a una encrucijada de múltiples caminos.  Según sea su ambicion, unos deciden no estudiar más; otros se van por un camino que les parece fácil que los lleva a escoger un TSU de carrera corta,basados en la creencia de que son fáciles y que les podrían asegurar un ingreso suficiente para vivir. Los más ambiciosos y si, además, tuvieron notas sobresalientes, tienen el camino abierto para seguir rumbo a la universidad y con grandes posibilidades de obtener becas que le financien sus estudios. 

Es importante, sin embargo, recalcar que los que creen en la panacea de carreras cortas, se equivocan. Ese camino en apariencia, fácil, se pierde en medio de la multitud.  En esta época tan avanzada en tecnologías, los empleos para ese nivel de conocimientos no son bien remunerados y por la enorme demanda, la oferta es muy limitada.  Ingreso a Universidades: Estas son las carreras técnicas y universitarias con mejor remuneración (ingreso-universidades.com)  La única salida es recomenzar a estudiar en áreas que ofrezcan un mejor futuro.   

La excelencia en el ámbito del conocimiento ha sido y es más que nunca, motivo de admiración y reconocimiento, una tradición que se mantiene desde la antigüedad. En nuestros días los Premio Nobel, de renombre mundial,  otorgados cada año por la Academia de Suecia, constituyen un claro ejemplo. Los premiados reciben una importante suma monetaria, ¡cercana a los 900,000 dólares! Así lo dejó establecido Alfred Nobel en su testamento, allá por el año 1895.  Son en general,  intelectuales originarios del mundo entero que se han esmerado en su campo, que sea científico, artístico, literario, político o humanitario. Entre otros premios famosos se encuentra el Premio Miguel de Cervantes que es otorgado de forma anual por el Ministerio de Cultura y Deporte de España. Comenzó a entregarse en el año 1976 y es considerado el galardón más importante de la literatura en lengua castellana.  En el ámbito del cine existen igualmente, numerosos premios de nivel internacional para honrar a los cineastas, creadores de películas famosas, tales, los Oscar, los Goya, los Cesar, la Palma de Oro, entre otros. Por ejemplo, el maestro de los dibujos animados, Walt Disney, ¿cuántas de sus películas le han merecido un premio Oscar? 

No obstante, no debemos olvidar que los premios empiezan en la escuela primaria donde se premia a los estudiantes que mejores notas obtienen al final del año escolar. Igualmente, al final del bachillerato, la excelencia puede ser premiada con becas para sufragar estudios universitarios en universidades prestigiosas. Y así, la excelencia en conocimientos trae recompensas por el resto de la vida. Por sus aportes en el ámbito científico o tecnológico o a nivel profesional,   técnicos, obreros especializados, ingenieros, gerentes, etc, son en general, premiados con ascensos y sueldos importantes.

En fin, conocimiento es poder. Las naciones que se esfuerzan en explorar el saber existente y a propiciar su expansión son hoy las que dominan el mundo. Poseen las mejores universidades, institutos tecnológicos y centros de investigación; el armamento más sofisticado, inclusive aviones invisibles y son las que han impulsado la revolución digital y la aceleración de la revolución del conocimiento. A través de la educación en ciencia y tecnología, son las que más ingenieros y científicos producen cada año en diferentes campos y los que revolucionan la innovación, certificada por innumerables patentes que les aseguran el dominio tecnológico y comercial.  

[email protected]

@kuikense

https://www.analitica.com/opinion/sin-esfuerzo-no-hay-conocimiento/