Seleccionar página

El más reciente estudio de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) reveló que seis de cada diez hogares de Vargas sufren de pobreza extrema. Es una realidad que se palpa en las calles, donde por ejemplo niños, jóvenes, trabajadores de entes públicos y adultos mayores recogen uvas de playa para saciar el hambre.

Así lo confirmó Edgar Mayora, de 67 años y jubilado del Puerto de La Guaira, a quien localizamos en Tanaguarena, en la vía a Naiguatá, recogiendo uvas de playa. “La vaina está jodía, la vaina está caótica”, expresó.

Contó que recoge uvas de playas y también aluminio para ayudarse y colaborar con su familia. “El país está pelúo, no se consigue trabajo y tengo que mantener dos muchachos. Son mayores de edad pero yo los ayudo de todas maneras con mis nietos, que son el futuro de mañana y uno va para viejo”.

“Soy jubilado del Puerto de La Guaira y para no estar durmiendo en la casa sin hacer nada me pongo a caminar por ahí a buscar uvas de playa y recoger aluminio”, señaló.

Dijo que de esa forma calma el hambre, mientras que el aluminio lo vende.

Sobre la uvas de playa, refirió que no solo se las come en el camino. “Cada vez que hay uvas las recojo, me llevo para la casa, voy comiendo, hago helados, hago dulces, les echo papelón, canela, clavos o si no les rayo coco”.

Pero Mayora no es el único. También conseguimos a dos jóvenes que recogían esta fruta en Punta de Mulatos. Indicaron que deben llenar dos tobos de 20 kilos cada uno para luego ofrecer un kilo de la fruta por un artículo de la cesta básica.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/recogen-uvas-de-playa-para-calmar-el-hambre-en-vargas