Seleccionar página

enero 01 2021, 5:30 am

Productores de porcinos en Venezuela “la ven difícil” en 2021

Se fue el mes de diciembre, días cuando las ventas de carne de cerdo se elevan, motivado a que se sacrifican muchos para el picadillo de las hallacas o en el compartir de la cena navideña con lechón.

Nelson Altuve // La Prensa de Lara

Aunque hubo ofertas por todos lados, y los mercados se veían repletos del apetitoso producto, con precios que oscilan entre los 12 y 14 mil pesos por kilo, en la cadena de producción no se notó esa ganancia ni el esfuerzo y sacrificio que se hace durante meses para tener un producto de primera calidad.

Para Jesús Zamora, productor porcino del Táchira, la situación para quienes forman parte de este sector termina con cifras muy lamentables.

“En este 2020 se acentuó el cierre de muchas granjas porcinas por la situación que arrastramos desde hace años, ya que ante la falta de alimentos de alta carga proteica, el nulo acceso a divisas impide que las ofertas nos puedan dar precios justos y ser competitivos en el mercado de las carnes”. Dijo Zamora.

Manifiesta que en el mercado los precios de carnes de aves, res y otros derivados están mucho más bajo que el cerdo, pero todo tiene una explicación.

“Nosotros trabajos exclusivamente con alimentos balanceados que están muy costosos, los concentrados permiten una buena conformación del animal y rendimiento consumido por cada cerdo, y ese producto oscila entre 72 y 75 mil pesos el bulto lo que lleva a incrementar los precios del lechón, a eso hay que sumarle el precio medicinas, los fletes que subieron por el costo de la gasolina que solo se consigue a precios internacionales”.

También dentro del costo de producción – agrega Zamora – se tiene que incluir el salario de los trabajadores de granja a los que pagan un sueldo muy por encima del salario mínimo. “A ellos se les paga en pesos, entonces eso eleva más los costos de producción

¿En cuánto debería estar el estimado del precio al consumidor?

“Todo esas variables que mencioné elevan el costo de producción. En canal debería estar el cerdo entre 9 mil y 9200, pero lo sacamos en canal a 7 o 8 mil y no son animales de alta genética sino mestizos, otros que no están bien alimentados por que la gente no tiene dinero y entonces no logran salir en el peso ideal para el consumo”.

Agrega que los productores logran conseguir en la vecina Cúcuta alimentos por los 65 mil pesos el bulto, que son muy buenos sobre todo para aves en cuanto a rendimiento en kilo y canal y con respecto a los porcinos son casi similares los costos.

“Desde hace cuatro meses se ha producido un incremento de 11 mil pesos por bulto, no sabemos a qué se debe ese incremento e inflación, si lo estamos comprando en pesos o en dólares, si bien tenemos una inflación en bolívares entonces nos incrementen los precios también en pesos o dólares”.

¿Cuál será el panorama para los productores porcinos en el 2021?

“La producción cerdo en el 2021 será muy baja, porque han desaparecido decenas de granjas por no aguantar la situación, aunque hay algunas excepciones porque tienen muy buenos recursos, pero para el pequeño productor no es fácil”. Manifiesta el productor porcino.

Afirma que le preocupa ver como hay instalaciones que ya están deterioradas porque fueron abandonadas ya que no había capacidad para seguir operando. “Vemos como cada día hay gente que se va retirando como productores porcinos: Ahora mismo, estamos creando una organización que nos permita trabajar unidos y lograr que una empresa nos pueda proveer el alimento de los animales a mejores costos”.

No escapan al matraqueo

Una situación que tiene en jaque a los productores, y no solamente los de cerdos es el tema de los matraqueos constantes a los que son sometidos en las alcabalas. “No solo es el alza en los fletes del transporte. Sufrimos también el peaje en las alcabalas porque siempre están solicitando cualquier cantidad de dinero para dejar circular los camiones con los cerdos”.

“Siempre andan buscando cualquier pretexto o excusa para detener una carga, pese a tener los permisos y facturas en regla, entonces se pierde tiempo y se pone en riesgo a los animales ante ese chantaje. Al final ese matraqueo en las alcabalas los paga el consumidor porque si llevas alimentos para una granja o si sacas los animales para el matadero, igual hay que darles dinero”.

Aunque la preocupación por el gris panorama que se cierne para el sector porcino, de por sí afectado por todo lo sucedido con la pandemia y la cuarentena de nueve meses, tiene Zamora la esperanza de que haya un viraje en el país.

“Ojalá se acabe este racionamiento de gasolina que es uno de los puntos más críticos, no es fácil levantar una producción en estas condiciones, sin alimentos, sin medicinas para mantener los animales, nosotros no queremos desaparecer, ni el sector avícola, necesitamos una organización fuerte para ver si recibimos apoyo de otros países porque solos no vamos a subsistir”.

Productores de porcinos en Venezuela “la ven difícil” en 2021