Seleccionar página

No se trata solo de las industrias. En Carabobo hasta la producción agrícola se ha vista considerablemente mermada con una caída de más de 80% en la cosecha de caña de azúcar respecto al año 2006.

Ha sido 15 años muy difíciles. Los registros del director regional de la Federación de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela (Fesoca), Eugenio Rodríguez, indican que en ese momento se lograban 300 mil toneladas de caña de azúcar y se podía sembrar al menos seis mil hectáreas.

Pero en la zafra 2020-2021 los números son muy inferiores. “Iniciamos con un pronóstico estimado de 60 mil toneladas de caña, que se va a cosechar entre enero, febrero y parte de marzo. Para lograrlo fueron sembradas unas 950 hectáreas y aspiran obtener unas seis mil toneladas de azúcar”.

Estas cifras representan 80% menos de producción y 84% menos hectáreas sembradas, respecto a 2006.

Producción insuficiente

Pese a todo, la proyección para este año es superior a la del pasado. Serán 20 mil toneladas de caña más que en 2020, cuando cosecharon menos de 40 mil toneladas y fueron sembradas solo 700 hectáreas.

“Este ligero repunte es gracias al esfuerzo de los productores que tenemos fe y seguimos tratando de aportarle más al país”.

Pero esta producción sigue siendo insuficiente. Las cifras nacionales dan cuenta de que lo máximo a cosechar este año es dos millones 300 mil toneladas de caña de azúcar, debido a las diversas dificultades que enfrentan. Esto representa apenas un 20% de la demanda total nacional de azúcar, entre la de anaquel y la de consumo industrial.

A esto se suma la destrucción de los centrales azucareros tras la política de expropiación ejecutada por el régimen entre 2009 y 2010. De los 17 que existían en Venezuela, solo están operativos cuatro, lo que es igual a 76% menos.

El 24% que se mantiene activo pertenece al sector privado, todos los que se encuentran en manos del gobierno están paralizados.

Sin combustible

En la presente zafra se agrega otro inconveniente para el sector: la escasez de combustible. No tienen gasoil para los equipos y maquinarias que utilizan, una dificultad que también enfrenta el transporte de carga pesada para movilizar la caña.

Ellos temen tener que paralizar la producción por este motivo su no les garantizan el combustible, tal como lo vivieron los cañicultores de Portuguesa.

Rodríguez mencionó que la semana pasada desde la gobernación le suministraron gasoil para comenzar la cosecha, pero no fue suficiente.

El problema del precio

Los costos de producción son cada vez más elevados. “Los fertilizantes a veces tenemos que comprar por los caminos verdes con sobreprecio. Eso hace que el costo se eleve y a su vez el precio final del producto”.

Es por esto que, aseguró, para poder ser rentables el precio de un kilogramo de azúcar en los anaqueles debería ser de entre 1,30 y 1,50 dólares.

Además, están luchando contra una “competencia desleal” promovida por el gobierno con la importación de azúcar desde Colombia y Brasil. “Traen azúcar sin aranceles y eso no nos permite competir, porque nuestros costos son más altos debido a la falta de repuestos, maquinaria e insumos”.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/produccion-de-cana-de-azucar-en-carabobo-cayo-en-mas-80-en-15-anos