Seleccionar página

La crisis del efectivo en Venezuela es aguda, aunque el uso de billetes se ha hecho menos prioritario como resultado de un mayor acceso a las herramientas de banca electrónica. Los datos son concluyentes, mientras el efectivo representa menos de 4% del total de dinero circulante en la economía, más de 90% de las operaciones de consumo se realizan con instrumentos de banca electrónica.

A continuación, algunas preguntas y respuestas que permiten comprender por qué hay cada vez menos bolívares físicos en circulación:

¿Por qué el Banco Central de Venezuela no emite el efectivo necesario?

Básicamente, la autoridad monetaria debe imprimir billetes y emitir monedas en una proporción no inferior a 15% de todo el dinero disponible. El problema de fondo en Venezuela es la agresiva pérdida del valor del bolívar, lo que hace que, al pagar en efectivo, se necesiten cada vez más billetes para cubrir un precio.

El BCV no cuenta con los recursos para emitir las cantidades de billetes necesarios y, además, no tiene incentivos para hacerlo, porque el cono monetario (la mezcla de billetes disponible en la economía) pierde totalmente su utilidad frente a la devaluación que origina la hiperinflación.

¿Una nueva reconversión garantizaría la existencia de más efectivo?

La reconversión monetaria (o la eliminación de ceros) es el rediseño del cono monetario para hacer factible que las cantidades necesarias para hacer transacciones y reportes financieros sean manejables. En países con niveles estables de inflación, son procesos muy poco comunes. En hiperinflación se hacen periódicos, como ha ocurrido en Venezuela.

La respuesta a la pregunta es que una reconversión por sí sola no va resolver la crisis de efectivo. Podría aliviarla si se logra moderar la inflación. En la actualidad, el país llegado al nivel más bajo de billetes disponibles en, por lo menos, 40 años.

Al cierre de octubre, el emisor contabilizó 736,1 millones de billetes de 500 bolívares en circulación; 62,4 millones de 10.000 bolívares; 160,7 millones de 20.000 bolívares; y 121,5 millones de 50.000 bolívares, para una población de alrededor de 30 millones de habitantes.

En el mes de octubre solo se pusieron en circulación 46,4 millones de piezas de 20.000 bolívares y 7,2 millones de 50.000 bolívares.

¿Cuáles son los riesgos de la escasez de efectivo?

El primero es la dificultad extrema para hacer ciertos pagos, como transporte público o compras básicas en zonas donde la conectividad a Internet es mala y hay baja disponibilidad de energía eléctrica; es decir, en la mayoría del país.

A pesar que el nivel de bancarización (porcentaje de la población con cuentas y acceso a servicios bancarios) en Venezuela supera 70%, hay regiones del país con muchas dificultades para usar puntos de venta o realizar transferencias por Internet.

Es clara la tendencia a disminuir la relevancia del efectivo a escala global, pero la crisis de infraestructura de servicios en Venezuela significa la mayor amenaza para una expansión estable de la banca digital en el país.

¿Está desapareciendo el bolívar, más allá de la crisis de efectivo?

La respuesta a esta pregunta es complicada. La mayoría de los economistas no da por muerta a la moneda nacional, pero existe consenso en que ya ha perdido los tres atributos básicos de cualquier moneda: servir como unidad de cuenta para expresar toda la información económica; actuar como reserva de valor, lo que significa tener la capacidad de ser utilizada como mecanismo de ahorro y conservación de renta; y ser útil como medio de pago. En este último punto, la escasez de efectivo es un síntoma clave.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/por-que-no-hay-bolivares-en-venezuela-aqui-te-lo-contamos