Seleccionar página

Tomó cinco semanas y una decisión de la Corte Suprema para elegir un presidente estadounidense en 2000. Y este año podría pasar de nuevo. Mientras tanto, el presidente Donald Trump ya declaró su victoria.

En un discurso temprano en la mañana del miércoles, el Presidente Donald Trump dijo: «Queremos que la ley se utilice de manera adecuada. Así que iremos a la Corte Suprema de los Estados Unidos. (…) No queremos que encuentren ninguna papeleta a las 4 de la mañana y la agreguen a la lista.»

Aunque Trump hizo muchas otras afirmaciones acerca de haber ganado estados en los que aún no se había finalizado el conteo de votos, esta declaración hacia el final de su corto discurso atrajo la mayor atención y está en línea con una estrategia que ha esbozado durante semanas.

Sin embargo, no está completamente claro qué es lo que planea desafiar en la corte específicamente, ya que cualquier recurso legal que llegue a la Corte Suprema tendría que pasar primero por las cortes estatales, dado que los estados administran las elecciones, según el académico constitucional y profesor de derecho de la Escuela de Leyes de Yale Bruce Ackerman. Por lo tanto, Trump no puede llevar las elecciones directamente a la Corte Suprema.

Trump afirmó repetidamente en los últimos meses, sin pruebas, que las papeletas de voto por correo dejan la puerta abierta al fraude. La semana pasada, exigió varias veces que los resultados finales se dieran a conocer el 3 de noviembre.

Para cuando hizo su declaración esta mañana, la votación había terminado. Sin embargo, no todos los votos han sido contados todavía. En una entrevista con la CNN el martes, Ellen Weintraub, comisionada de la FEC (Comisión Federal de Elecciones) indicó claramente: «Lo importante es que contemos todos los votos. Nunca tenemos resultados oficiales al final de la jornada electoral. Eso sucede semanas después».

Ackerman dijo a DW antes de las elecciones que no es probable que la Corte Suprema decida el resultado de las elecciones de 2020 de la manera en que lo hizo en 2000 a través de la decisión Bush vs. Gore.

«En lugar de una elección ajustada en uno de los estados», explicó Ackerman, «habrá en este caso de seis a ocho elecciones muy ajustadas y sería imposible que la Corte Suprema interviniera en entre seis y ocho estados».

Trump se adelantó con su declaración sobre la Corte Suprema, ya que muchos estados todavía tienen votos por contar. Por ejemplo, el director de la Junta de Elecciones de Milwaukee, en el estado de Wisconsin, un estado clave para ganar las elecciones, dijo que tomará al menos hasta el miércoles por la tarde para contar todos los votos. Los funcionarios de Fulton, en Georgia, también dijeron que su conteo no se completará hasta el miércoles.

Y además hay estados que aceptan papeletas recibidas después del día de las elecciones, siempre y cuando tengan el sello postal previo al 3 de noviembre. Esto se aplica a 21 estados incluyendo Nevada, Carolina del Norte y Pennsylvania. Los plazos varían en los diferentes estados.

Así que los resultados finales aún están por llegar.

(gg)

¿Podrían los tribunales decidir la presidencia en EE. UU.?