Seleccionar página

enero 05 2021, 9:44 am

Referencial: Residentes del pueblo pesquero de Amuay esperando varias horas para que les llenaran sus tanques de gas en diciembre de 2017 | Foto Meridith Kohut para The New York Times

La industria petrolera de Venezuela probablemente continuará deteriorándose en 2021, y los aproximadamente 300 mil millones de barriles de crudo del país en reservas quedarán en gran parte sin explotar incluso si los precios del petróleo suben, según fuentes de la industria.

Por Mery Mogollón para S&P Global Platts | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Las cadenas de suministro de combustible y electricidad se han roto, mientras que la escasez de efectivo, repuestos y experiencia ha impedido que se recupere la deteriorada infraestructura de las refinerías de Venezuela.

La producción de crudo de Venezuela durante diciembre promedió alrededor de 420.000 b / d. Eso fue por debajo de un promedio de 1,9 millones de b / d en 2017, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió el cargo, y por debajo de más de 3 millones de b / d en 2000.

S&P Global Platts Analytics prevé que la producción de Venezuela promediará menos de 300.000 b / d en 2021, antes de recuperarse el año siguiente.

Si la administración entrante de Joe Biden elimina las sanciones a PDVSA, la producción podría recuperarse en 300.000 b / da 500.000 b / d en meses, según Platts Analytics. Pero una recuperación adicional de la producción requeriría “un cambio de régimen, inversión extranjera y alivio de la deuda”, dijo Nareeka Ahir, analista de Platts Analytics.

Otros analistas coinciden en que no hay señales que indiquen un aumento a corto plazo en la producción de Venezuela. Más bien, ven un deterioro continuo a la vista.

“No se prevén cambios en la producción o las exportaciones que sean diferentes a 2020”, dijo el analista Einstein Millán, quien tiene su sede en Caracas.

“Por negligencia o problemas postelectorales, ha habido una notable relajación de las sanciones estadounidenses que ha permitido un respiro para la importación de productos refinados y crudos ligeros desde octubre”, dijo Millan.

“Sin embargo, PDVSA está lejos de una mejora sustancial. Por un lado, no existe el nivel de actividad requerido en los campos petroleros, dado que el número de equipos de perforación activos en octubre y noviembre aún se mantuvo en cero. Por otro lado, la infraestructura está abandonada. y por el momento PDVSA no cuenta con los recursos económicos suficientes para recuperarla ”, agregó Millán.

Atrayendo capital extranjero

El gobierno de Venezuela, bajo la presión de la disminución de los ingresos petroleros, está intentando atraer capital extranjero para impulsar la producción.

“Este año (2020) los ingresos por exportaciones de petróleo han caído a 477 millones de dólares desde 2.500 millones en 2019 y desde 4.826 millones en 2018”, dijo Maduro en un discurso el 3 de diciembre.

Para Millán, PDVSA tendrá una mayor necesidad de ingresos petroleros en 2021 debido al empeoramiento de la escasez de divisas del país, los crecientes gastos operativos de la industria petrolera y el deterioro cada vez más profundo de los activos energéticos.

Para 2021, el gobierno de Maduro espera que su nueva “Ley Antibloqueo” atraiga suficiente capital extranjero para desarrollar 70 campos petroleros, la mayoría de los cuales han estado inactivos por falta de inversión. El gobierno está ofreciendo a los posibles inversores el control de la propiedad de las empresas conjuntas en las que invierten, según planes que se han filtrado extraoficialmente.

Eso sería un cambio de política, que desde la década de 1990 se ha centrado en nacionalizar la industria.

Pero la ley enfrenta desafíos, uno de los cuales es una industria petrolera dominada por la baja demanda y los precios debido a la pandemia del coronavirus y un alejamiento del petróleo de los inversores. Tampoco está claro cuánto apetito les queda a los aliados de Venezuela, específicamente Rusia, Irán y China.

Según todos los análisis judiciales, la Ley Antibloqueo que el gobierno planea usar como palanca para reactivar el sector petrolero a partir de enero tiene una base legal débil, y probablemente no generará confianza en un sector que requiere recursos urgentes si es para recuperarnos “, dijo Dolores Dobarro, una abogada con sede en Caracas que se especializa en temas energéticos.

“Es natural esperar que el costo de producir un barril de petróleo sea mayor, lo que termina reduciendo significativamente los márgenes y el flujo de caja. Si sumamos descuentos y condiciones favorables que exigen los inversionistas por el riesgo político de exponer su capital en Venezuela en el medio de sanciones y riesgo político, la utilidad neta que probablemente recibirá PDVSA por sus barriles será inexistente “, dijo Millán.

Los socios se retiran

De las 46 empresas conjuntas que PDVSA ha firmado con empresas internacionales desde 2007, con PDVSA como socio mayoritario o controlador, solo 8 sobreviven, tres de las cuales producen menos de 10.000 b / d, según informes de PDVSA vistos por S&P Global Platts. Los otros cinco ubicados en la Faja del Orinoco y el estado occidental de Zulia están produciendo a menos del 50% de su capacidad.

PDVSA también opera directamente 31 campos petroleros, aunque de esos 15 están completamente abandonados, siete producen entre 6.000 b / d a 10.000 b / d, muestran los informes de PDVSA. Otros siete están extrayendo petróleo en los campos Morichal, Santo Tomé y El Furrial en el este de Venezuela, pero con una actividad en declive.

“Los socios han ido abandonando progresivamente PDVSA por los altos costos de producción, la inseguridad judicial y personal y la falta de técnicos capacitados, entre otras razones. En pocas palabras, los campos petroleros y las refinerías han sido abandonados y no hay señales de que se reactivarán pronto ”, dijo Iván Freites, director del principal sindicato de trabajadores petroleros de Venezuela y partidario del líder opositor Juan Guaidó.

“Eso continuará en 2021 y se verá acentuado por la deserción de la fuerza laboral por bajos salarios, que rondan los $ 4-7 mensuales para un técnico con 20 años de experiencia, y por la persecución política contra trabajadores y dirigentes sindicales”, agregó. Frietes agregó. “PDVSA se quedará sin trabajadores calificados”.

Los analistas dijeron que consideran que la inseguridad judicial, así como las buenas relaciones laborales, son indispensables para atraer inversiones, socios y capital a un país sancionado internacionalmente.

Escasez de combustible

Es probable que Venezuela también continúe enfrentando una escasez de gasolina, diésel y otros productos refinados, debido al deterioro de las refinerías locales y las sanciones que limitan las importaciones de combustible.

El Centro de Refinación Paraguaná de 955.000 b / d de Venezuela se vio por última vez operando a solo 125.000 b / d, o el 13,2% de su capacidad, según un informe técnico visto por S&P Global Platts.

“Se podría esperar que el deterioro observado en los últimos años continúe e incluso empeore”, dijo Edmundo Mirabal, consultor independiente y experto en refinerías de la región del Caribe.

“Una refinería es una sincronización compleja de diferentes procesos que, para funcionar adecuadamente, necesitan personal experimentado, infraestructura confiable, licencias, mantenimiento periódico, nuevos equipos, repuestos y servicios industriales. PDVSA actualmente es deficiente en todas estas áreas”, dijo. .

“Los esfuerzos realizados hasta ahora apuntan a un mosaico con ayuda exterior que se utiliza para cubrir ciertas, pero no todas, deficiencias”, agregó Mirabal.

En opinión de Mirabal, PDVSA en 2021 estará obligada a reducir permanentemente la antigua capacidad de su sistema de refinería por el alto costo de inversión requerido y porque “ya se han perdido mercados”, dijo.

https://www.lapatilla.com/2021/01/05/platts-analytics-preve-que-la-industria-petrolera-de-venezuela-se-deteriore-aun-mas-en-2021/