Seleccionar página

Iván Aular está preocupado. Él tiene cáncer y requiere de una cirugía urgente que no le han hecho porque los quirófanos del Hospital Oncológico dr. Miguel Pérez Carreño de Carabobo están paralizados.

En mayo debía someterse al procedimiento para tratarse el carcinoma nasal izquierdo que padece. Pero aún sigue esperando. Las áreas quirúrgicas fueron cerradas desde el comienzo de la cuarentena y son muchos los pacientes los que ven como su estado de salud empeora sin que sean atendidos.

Aular tiene 38 años y también sufre de paraplejía de miembros inferiores. No cuenta con los recursos para tratarse el cáncer que le fue diagnosticado en 2016 en un centro privado.

“Es sumamente angustiante porque muchos pacientes necesitan hacerse su operación y no tenemos los recursos para hacerlo en clínicas, solo contamos con el servicio de oncología del hospital que no está funcionando como debería”.

Pero no solo el servicio de cirugías está paralizado. “Médicos, enfermeras y todo el personal que aún acude trabaja con las uñas, con lo poquito que tienen, es una situación que no debería suceder, es una patología sumamente delicada y que tiene que estar al día tratándose porque el cáncer no espera”.

El llamado de Aular es directo a las autoridades para que hagan lo que sea necesario y se reactiven los servicios del oncológico.

“Señor gobernador Lacava, alcalde, ministro de salud, encargados del IVSS, por favor doten y abóquense a lo que necesita el oncológico, los pacientes que necesitamos de la atención y tenemos el derecho a tener calidad de vida no tenemos los recursos para costear un tratamiento privado en ningún lugar del país”.

Pacientes desatendidos

Esta es una realidad que enfrentan cientos de pacientes con cáncer en Carabobo. La presidenta de la Funcamama, Luisa Rodríguez Táriba, detalló que al Hospital Oncológico Miguel Pérez Carreño, que es la unidad bandera para la región Centro Occidental en materia y diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, le queda solo un oncólogo tratante en el área de quimioterapia, y que prácticamente ahí no hay médicos ni pacientes, porque no hay medicamentos.

Pero eso no es todo. El área de radioterapia y medicina nuclear del oncológico está paralizada desde 2016 porque el aparato para realizar estos tratamientos está dañado. Tampoco hay reactivos para hacer el gammagrama óseo, ni hay tomógrafo desde hace más de 10 años.

Mientras tanto, la unidad de quimioterapia de adultos del Hospital Universitario Ángel Larralde (HUAL), en Naguanagua, tiene más de tres años cerrada. “Empezaron una remodelación que nunca terminaron, hasta que se quedaron sin personal. Están aplicando a algunas personas quimioterapia en la unidad de oncología pediátrica, cosa que no debería suceder”.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/paralizados-quirofanos-para-pacientes-con-cancer-en-carabobo