Seleccionar página

Tras la Gran Recesión de 2008, la desigualdad de ingresos se convirtió en una preocupación central de quienes consideran que la economía de mercado les ha defraudado. En 2011, “Somos el 99 por ciento” se convirtió en un eslogan unificador del movimiento Ocupa Wall Street. En 2013, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, describió la desigualdad de ingresos como el “desafío definitivo de nuestro tiempo”.

Un año más tarde, el Papa Francisco pidió una “legítima redistribución de los beneficios económicos por parte del Estado”, mientras que el economista de izquierda Thomas Piketty trató de suministrar munición intelectual al movimiento en pro de una mayor igualdad de ingresos, con su libro El Capital en el Siglo XXI. La elevación de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos impidió el desarrollo del movimiento, pero la preocupación por la desigualdad de ingresos no desapareció. Hace poco, por ejemplo, The New York Times publicó un artículo titulado “Feliz Cumpleaños, Karl Marx. Tenías razón”.

Según Jason Barker, profesor asociado de Filosofía en la Universidad Kyung Hee de Corea del Sur y autor de la novela Marx Returns, “la opinión liberal educada es hoy más o menos unánime en su acuerdo de que la tesis básica de Marx -que el capitalismo está impulsado por una lucha de clases profundamente divisiva en la que la minoría de la clase dominante se apropia del excedente de mano de obra de la mayoría de la clase trabajadora como ganancia- es correcta”.

No, el acuerdo con Marx no es unánime
Contrario a lo que dice el profesor Barker, el acuerdo sobre la tesis básica de Marx no es más unánime que lo monolítico del espectro de la opinión liberal. El psicólogo de la Universidad de Harvard, Steven Pinker, por ejemplo, ha examinado la desigualdad de ingresos con considerable detalle en su reciente libro, Iluminación Ahora: The Case for Reason, Science, Humanism, and Progress.

Pinker cuestionó muchos de los razonamientos detrás de la desigualdad de ingresos como el “desafío que define nuestra era” y concluyó que “la desigualdad de ingresos no es un componente fundamental para el bienestar”. Quienes se preocupan por la desigualdad de ingresos deben conocer los argumentos de Pinker y tomarlos en serio.

Para empezar, es crucial no confundir la desigualdad de ingresos y la pobreza. Los niveles de vida están aumentando, aunque de manera desigual, en la mayor parte del mundo. Los países en desarrollo, en particular, se han beneficiado enormemente de la disminución de las barreras al comercio y a la circulación de capitales. Por eso la desigualdad entre los países se está reduciendo. En cuanto a la desigualdad dentro de los países, el enriquecimiento en la cima no ha causado un empobrecimiento masivo.

La economía de mercado no es un juego donde se pierda o se gana todo, donde la ganancia de alguien debe venir a expensas de otro. “Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres” es una sinopsis de la crítica socialista al sistema de mercado, que implica la percepción de la inevitabilidad de lo que Marx llamó la Ley de la Pobreza Creciente. También es un mito que no está respaldado por pruebas empíricas.

No existe evidencia
Otros argumentos presentados, por quienes se preocupan por la desigualdad de ingresos, gira en torno a diversas teorías psicológicas, que afirman que la felicidad de una persona depende de su posición relativa con respecto a otros miembros de la comunidad. Esta crítica de la desigualdad de ingresos incluye preocupaciones sobre “comparaciones sociales”, “grupos de referencia”, “ansiedad de estatus” y “privación relativa”.

Una vez más, las evidencias que apoyan los argumentos de los críticos son escasas. “Contrariamente a la creencia anterior de que la gente tiene tan presente a sus compatriotas más ricos que sigue reajustando su medidor interno de felicidad de acuerdo a ese parámetro, sin importar lo bien que les vaya”, escribe Pinker, “las personas más ricas y las personas de los países más ricos son (en promedio) más felices que las personas más pobres y las personas de los países más pobres”.

Luego está la llamada “teoría del nivel del espíritu”, que afirma que la mayoría de los problemas sociales, incluidos los homicidios, el uso indebido de drogas y el suicidio, son un subproducto del resentimiento provocado por la desigualdad de ingresos. Una vez más, las críticas no tiene mucho peso. En primer lugar, no hay razón para creer que la existencia de un individuo rico cause mayor angustia psicológica a un individuo pobre que la competencia con otros individuos pobres. En segundo lugar, los estudios originales que demostraban ostensiblemente la veracidad de la “teoría del nivel del espíritu” han sido sustituidos por nuevos estudios más amplios, que revelan que en realidad no hay ninguna causalidad entre la desigualdad de ingresos y la infelicidad.

En tercer lugar, el aumento de la desigualdad de los ingresos se percibe en realidad como una prueba de la movilidad social en los países en desarrollo, lo que aumenta la felicidad. Por último, Pinker aborda la confusión generalizada de la desigualdad de ingresos con la injusticia. A diferencia de lo que algunos investigadores, entre los que me incluyo, han llamado “aversión a la injusticia”, nuevos estudios han descubierto que no existe una preferencia innata entre los seres humanos por las distribuciones iguales.

Los mercados requieren el fracaso
En realidad, a menudo se prefieren las distribuciones desiguales, siempre y cuando se perciban como meritocráticas. Y eso nos lleva de vuelta a la Gran Recesión. Pocos miembros del movimiento Ocupa Wall Street, sospecho, han oído hablar de Pinker o se han sumergido profundamente en la literatura psicológica. Su repugnancia por los rescates bancarios fue impulsada, al parecer, por un profundo sentimiento de injusticia: la misma gente que causó la caída del mercado se recuperó mediante el uso de dinero público.

Los miembros del movimiento Ocupa Wall Street tenían razón, pero debían confundir la respuesta del gobierno al estallido de la Gran Recesión con el funcionamiento innato de la economía de mercado. “El capitalismo sin fracaso es como la religión sin pecado”, como dijo una vez el economista estadounidense Alan H. Meltzer. “No funciona”.

Deberían haber permitido que se hundieran los bancos que hicieron malas inversiones hace una década. En otras palabras, los rescates impidieron que el mercado funcionara. Los gobiernos que implementaron los rescates pensaron que estaban protegiendo el colapso del mercado. En cambio, los políticos han creado un verdadero agravio que permanece con nosotros hasta el día de hoy.


Este artículo fue publicado originalmente en Cap X (EE.UU.) el 2 de mayo de 2018. Traducción del inglés por FEE.org

The post Marian L. Tupy: La igualdad de ingresos no mide el progreso humano appeared first on LaPatilla.com.

Source