Seleccionar página
Luis Barragán @LuisBarraganJ

Enero de 2016: proseguimos la ruta trazada por María Corina Machado en la Asamblea Nacional; en torno al Esequibo; por cierto, cuya reelección fue impedida gracias a una artera inhabilitación del régimen. En lo personal, nos había marcado profundamente el viaje que realizamos, junto a otros parlamentarios y dirigentes políticos, todavía inédito, que ella ideó, organizó y consumó, más allá del río Cuyuni, luego de pisar la isla de Anacoco, en legítimo acto de soberanía en los espacios esequibanos de Venezuela.

Le dimos continuidad a la tarea, compartiendo esfuerzos con la sociedad civil organizada en el marco de una generalizada indiferencia del llamado país político. Y, entre las distintas y meritorias agrupaciones de activistas, a mediados del citado año, destacó Mi Mapa Incluye Nuestro Esequibo, coordinada por Jorge Luis Fuguet, con quien trabajamos una hipótesis, un indicio, una sospecha que, desgraciada y progresivamente, fue materializándose: la directa y unilateral intervención del Secretario General de Naciones Unidas para remitir el caso a la Corte Internacional de Justicia, comenzando a hacer públicas las advertencias del caso.

El 23/02/17, en la sesión plenaria del Asamblea Nacional, hicimos el llamado de alerta y propusimos alternativas concretas, incluyendo una comisión especializada del parlamento, nombrada un año después y de la cual fue excluida la Fracción 16 de Julio (https://www.youtube.com/watch?v=J9j4P2qy1-0&t=13s). El 23/03/17, María Corina, desde Vente Venezuela, advirtió sobre los peligros muy concretos que se asomaban (https://www.youtube.com/watch?v=XVgVHMNcKhY).

El 14 de diciembre del citado año, negado el punto en la sesión parlamentaria, aunque fuese de información, la Fracción Parlamentaria 16 de Julio denunció – en rueda de prensa – el propósito de la tan atrevida fijación de un plazo para la remisión por el señor António Guterres, titular entrante de la Secretaría General (https://www.youtube.com/watch?v=ocmy75OtMU8). Literalmente, durante todo el año 2017, semana por semana, mes por mes, a cámara plena, por los medios de comunicación, en diferentes foros académicos y extra-académicos, alertamos sobre una decisión que podría resultar adversa a Venezuela, con propuestas concretas, junto a Mi Mapa. Sin embargo, persistió esa indiferencia de la usurpación y de quienes, por siempre, juraron oponérsele.

Vencido el plazo perentorio, intercambiando impresiones frente a la injustificada y excesiva indiferencia, María Corina promovió, e implementamos, principiando 2018, una reunión para sensibilizar y explorar alternativas inmediatas, ante una decisión inminente que podría afectarnos, como – en efecto – no tardó en ocurrir. Fue una diligencia responsable, sobria y necesaria, alejada de toda estridencia, que desembocó en una reunión a la que acudieron Emilio Figueredo Planchart, Carlos Ayala Corao, Rafael Veloz, William Dávila, entre otras personas.

Se dijo hasta el cansancio …

Y se abre otro ciclo para el Esequibo.

The post Luis Barragán: Del Esequibo y la CIJ appeared first on LaPatilla.com.

Source