Seleccionar página

ALTO – ¿SORPRESA?

Muchas suspicacias levantó la intempestiva designación del ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, el general en jefe Néstor Reverol, como ministro de Energía Eléctrica. Un cargo donde varios militares se han estrellado y han utilizado la “corrupción eléctrica” para enriquecerse. Tan es así que el último que ocupó el cargo, el general Luis Motta Domínguez, es buscado por los Estados Unidos. Este país ofreció dos recompensas, de hasta US$5 millones cada una, por información que conduzca al arresto o condena del exministro de Energía Eléctrica y el exviceministro de Finanzas, Eustiquio José Lugo Gómez.

El propio secretario de Estado, Mike Pompeo, explicó que “Motta Domínguez fue nombrado presidente de la Corporación Nacional de Electricidad (Corpoelec) en Venezuela en 2015 y designado poco después ministro de Electricidad. En el caso de Lugo Gómez, este fue viceministro de Hacienda, Inversiones y Alianza Estratégica en el Ministerio de Electricidad y director de compras de Corpoelec bajo la dirección de Motta Domínguez”.

Pompeo dijo que Domínguez y Gómez fueron acusados ??en Florida en junio pasado por presuntamente otorgar a tres compañías más de US$60 millones a cambio de sobornos. Un mes después, Estados Unidos prohibió a los exfuncionarios y a sus familias ingresar a territorio estadounidense.

Solo recordar el caso Derwick desde aquel aldabonazo que dio en la recordada Últimas Noticias (la de los Capriles, no la del régimen) el colega César Batiz, y que sirvió para seguirle la pista y descubrir tan milmillonaria corrupción global, aún vigente.

REVEROL
Él estuvo esperanzado en asumir el ministerio de la Defensa gracias a la confianza de Maduro -a pesar de que nunca un Guardia Nacional ha estado al frente de ese despacho-, que lo ascendió a general en jefe, otro escalón al que ningún GNB había llegado por viejas decisiones que siempre vetaron a los guardias por considerarlos más un cuerpo policial que militar. Recordemos que la GN fue fundada en 1937 por el presidente de la República General Eleazar López Contreras.

Sin embargo muchos piensan que pudo haber sido un castigo, pues él tenía bajo sus órdenes todos los entes policiales, de espionaje, investigación y tortura del gobierno ya acusados globalmente por la ONU como violadores de los derechos humanos.

El preso tenía las 24 horas una vigilancia, una observación electrónica, un equipo de casi 100 funcionarios encargados de rotar y de estar atentos a cualquier salida del recinto diplomático. De ese centenar, unos 60 eran de altísima confianza dentro del SEBIN y el MPPRIJP.

Desmentida esa teoría después de la reacción irracional del gobierno de meter presos a vigilantes y funcionarios de la embajada española, a familiares de López, a periodistas y vigilantes, tratando de descubrir las complicidades de funcionarios de los servicios policiales y de los cuerpos policiales-politicos (SEBIN y DGCIM). Entre ellos detuvieron al colega periodista Roland Carreño que, tras montarle pruebas falsas y obligarlo a declarar contra su voluntad -como en tantos otros casos-, lo acusaron de “terrorismo y tenencia de armas”.

Lo tuvieron desaparecido por dos días y luego lo presentaron leyendo un guion tras lo que pareciera haberle dado algún somnífero u otro medicamento para seguir las instrucciones que se le impartían, sin ningún pudor, haciéndole leer y repetir las frases del libreto. Pesquisas de sus compañeros determinaron que un joven de un colectivo de Amazonas, infiltrado en VP, pudiera haber sido quien lo delató y pasó al gobierno toda la información para lograr su captura. Habría estado con Carreño hasta unas horas antes. Su madre para poder verlo en prisión se presentó en el tribunal y logró su cometido cuando se dieron cuenta de que había sido una excelente juez ya jubilada del Ministerio Público y le dieron puerta franca.

REVEROL / MELENDEZ
Nuestro amigo y colega Javier Ignacio Mayorca aporta en su columna semanal “Crímenes sin Castigo” datos importantes sobre la designación del militar en el ministerio de Energía Eléctrica. Su examen se basa en el análisis que con su conocimiento del sector militar y del alto poder tiene el exdiputado Juan Manuel Esculpi, con quien conversó:

“Reverol ha sido un promotor de las tácticas de “mano dura” en el tratamiento a la criminalidad, e igualmente a la disidencia política, lo que le valió una sanción del Departamento del Tesoro por violaciones a los derechos humanos. Fue uno de los principales impulsores de las famosas operaciones de Liberación del Pueblo, aunque esa actividad comenzaría meses antes, cuando él era viceministro.

Cuando Maduro lo ascendió al grado de general en jefe, en junio de este año, parecía que los rumores sobre su designación para el ministerio de la Defensa tenían sustento. Cuatro meses después, la situación es radicalmente distinta, y Reverol pareciera destinado a un futuro similar al del general Motta Domínguez. Según Esculpi, la almiranta Meléndez forma parte del entorno directo de Maduro y Cilia. A ellos debe su ascenso al grado que ostenta actualmente, así como su paso por distintos despachos del Gabinete.

Sin embargo, al sacarla de la gobernación de Lara se comprueba que el círculo del mandatario se hace cada día más estrecho, y que nadie más allá de ese pequeño grupo está dispuesto a sacrificarse en una posición de tanta relevancia como el MRI.

Huelga decir que los logros en la gestión de Seguridad Ciudadana carecen de relevancia para este nombramiento. Durante la primera pasantía de Meléndez (2014-2015) las tasas de criminalidad marcaron verdaderos récords, y Venezuela se consolidó como el país más violento del mundo. Las bandas criminales, además, ganaron importantes territorios gracias al avance de las llamadas ‘zonas de paz’. Mis fuentes me señalan que ella será la próxima ministra de la Defensa, cargo que también ocupó antes en 2013/2014. Es parte del reciclaje ministerial que es ya costumbre en 21 años del desgobierno rojo. Hay ministros que han ocupado hasta 4 ministerios sin importarles el desconocimiento de la cartera asignada. Varias veces los han mofado como el infantil “juego de las sillas musicales”.

MEDIO ALERTA EL CARDENAL PORRAS

En la ceremonia de exhumación de los restos de José Gregorio Hernández en la iglesia de La Candelaria dijo estas frases:

“Camino a la beatificación, caminemos con José Gregorio en la senda de lo que él hizo. Ese es, debe ser, nuestro compromiso en esta mañana. Es la oportunidad para promover las virtudes cívicas. En su tiempo como ahora, vivimos en un país deshilachado, signado por las plagas de la pobreza, de la falta de libertades, de la superación por las imposiciones ideológicas, por el creciente desánimo y desesperanza. Por su ciencia fue sabio y por su virtud justo. Es lo que necesitamos recuperar la alegría del bien, la fuerza transformadora de la igualdad, y la alegría de dar sin esperar recompensa, pues la sola sonrisa de quien se siente tomado en cuenta vale más que cualquier prebenda”.

ALERTA ESPAÑA
Con la salida el próximo 8NOV del embajador de España Jesús Silva quien lo sucederá, el diplomático de carrera y hoy embajador en Cuba, Juan Fernández Trigo, asumirá la jefatura de la embajada de España en Venezuela en condición de “encargado de negocios permanente” y no como embajador.

El colega Edgar C. Otálvora lo dice en su informe: “La decisión en términos políticos significa un desaire a Maduro por cuanto la designación de Fernández solo será un trámite administrativo entre cancillerías y no un acto que involucra la jefatura del Estado. En términos diplomáticos, España se suma a varios países europeos y latinoamericanos que han optado por mantener abiertas sus misiones en Venezuela pero con un nivel inferior al de embajador, como señal de un estado de ‘anormalidad’ en las relaciones. España no reconoce el proceso electoral del año 2018 en Venezuela por lo que desconoce la legitimidad del gobierno de Maduro y no reconocerá las votaciones legislativas convocadas para el 6DIC20”.

¿DESDE WASHINGTON?
Richard Grenell, un aliado cercano de Trump que ha desempeñado numerosos roles en la administración estadounidense (entre ellos el director de Inteligencia Nacional en el gabinete de Trump) se embarcó en silencio el mes pasado en una misión preelectoral que tenía la intención, al menos en parte, de persuadir al presidente Nicolás Maduro de Venezuela de que renunciara al poder.

Según la primicia que en su momento lanzó Bloomberg News, Grenell, un partidario vocal y combativo de la campaña de reelección del presidente Trump, “se reunió cerca de la Ciudad de México el 17 de septiembre con Jorge Rodríguez, exvicepresidente venezolano, ministro y aliado cercano de Maduro, para facilitar una transición pacífica del poder, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Para impactar aun más con esta noticia, hay que decir que Grenell es un amigo y socio muy cercano del yerno de Trump, el marido de su hija Ivanca, Jared Kuchner, quien es un inversionista en bienes raíces, al igual que su suegro, del que es asesor senior en distintas materias.

Por eso la importancia del encuentro que no ha sido negado pero sí comprobado por diversas fuentes oficiales de Estados Unidos, con el compromiso de no citar en medios a quienes han filtrado la información. Una persona involucrada en la planificación del viaje dijo que tenía la intención, al menos en parte, de negociar la liberación de los detenidos estadounidenses en Venezuela, pero el funcionario de la Casa Blanca y el Sr. Grenell lo negaron.

Según la política actual de Estados Unidos, “los funcionarios solo pueden negociar con Maduro o sus leales para discutir los términos de su partida. Trump exigió el año pasado que Maduro renunciara y Estados Unidos reconoció formalmente a Juan Guaidó, el líder del Parlamento, quien encabeza el movimiento de oposición popular del país, como presidente de Venezuela. Grenell prosiguió conversaciones sobre cambio de poder en Venezuela

La postura de Trump, que estuvo a la vanguardia de la condena de la comunidad internacional a Maduro, le valió elogios entre los estadounidenses de línea dura, incluidos los votantes latinos en Florida, un estado decisivo”.

EL ESCAPE
Leopoldo López, el expreso político que por 7 años estuvo encarcelado en una prisión militar, con casa por cárcel y asilado en la embajada del Reino de España en Caracas; el preso más emblemático del régimen de Nicolás Maduro llegó a Madrid el pasado domingo día 25, en un vuelo procedente de la ciudad de Miami.

Para entrar en España, el dirigente venezolano se vio obligado a utilizar una identidad falsa, ya que el único documento que llevaba consigo era una fotocopia de la cédula de identidad venezolana. La ruta fue desde la embajada de España en el Country Club de Caracas hasta una zona fronteriza donde tomó un avión privado hasta los Estados Unidos y en la noche abordó un vuelo comercial de Iberia hasta Madrid.

PROLEGÓMENOS
Lo escribió el respetado abogado Omar Estacio en la red. Lo reproduzco por la pertinencia de sus palabras en estas horas aciagas: “Al final, Leopoldo López, se largó para reencontrarse con su familia en España y agregarle caballos de fuerza al cese de la narcotiranía. Hay que evitar los términos que se presten a equívocos. López, no fue preso, sino secuestrado. Tampoco se fugó, huyó, ni se escapó. Las anteriores expresiones pueden ser válidas en lo semántico pero, pecan por genéricas.

La segunda, escabullírseles a sus secuestradores para el caso que la felonía se perpetre. López, fue un atrapado socrático. Practicó la mayéutica carcelaria del ateniense. Acató la orden de aprehensión en su contra consciente de la arbitrariedad para dar ejemplo de, respeto a la ley, de valor personal, de “auctoritas”. Solo que a sus secuestradores les importa un rábano lo legal, lo cívico, lo moral, lo decente ni lo indecente. El Manual de urbanidad y buenas costumbres, de Manuel Antonio Carreño los pone anafilácticos. Si se les muere un preso, porque a los esbirros se les pasa la mano, el narcotirano ni se disculpa, sino que lo celebra por la TV bailando salsa con su mujer.

Cualquier evento, fortuito o previsible, telúrico o por la mano del hombre, precipitado o tardío, le sirve de motivo a la narcotiranía para, reprimir, choricear, delinquir, para ratificar su incompetencia, para reiterar la mala uva de sus integrantes. La ineptitud rampante en el caso de la evasión de López, por tomar uno, entre millares de ejemplos. Pretexto, para encarcelar varios colaboradores del autoliberado, insultar al embajador de España y renegar del pasado colonial de esta última.

Ya se contabilizan decenas de hurtos de computadoras, celulares, automóviles, enseres del hogar, alhajas, prendas de vestir nuevas o hasta usadas, artículos de tocador, medicinas, dólares en efectivo, en medio de la práctica de numerosos allanamientos; aparte de las “siembras” de estupefacientes ilícitos y armas de guerra, para prefabricar delitos rocambolescos terrorismo, traición, con varios etcéteras, contra el periodista Roland Carreño y varios colaboradores más, de Leopoldo López”.

Más Runrunes

The post Los Runrunes de Nelson Bocaranda appeared first on LaPatilla.com.

Source