Seleccionar página

Todos los actores de la oposición deberían entrar en un proceso de diálogo y negociación entre ellos mismos. Revisar todas sus decisiones y acciones políticas; las del pasado reciente, y las que pretenden desplegar por haber sido acordadas ya. Superar la inútil confrontación del 2020. Enfrentar en unidad y con nuevas estrategias al hoy, más fortalecido Gobierno de Nicolás Maduro.

No comparto la decisión política de haber extendido la «existencia» de la Asamblea Nacional que, constitucionalmente vencerá su periodo este 05 de enero, ni la decisión política de seguir en la fantasía de un gobierno en el exilio; y menos, de un TSJ y una Fiscalía en el exilio. La respeto, y solo la concibiera como un esfuerzo para promover una salida negociada a esta crisis, y sólo desde esta óptica le vería pertinencia.

La oposición toda, tanto como la que participó en las elecciones del 6D como la que participó en la Consulta y la que se abstuvo de participar en ambos procesos, debería reinventarse para bien de todos los venezolanos, que deseamos salir cuanto antes de este gobierno usurpador.

Algo mal ha sucedido que Maduro sigue gobernando y la población sigue apartada de las convocatorias políticas de esta fragmentada oposición. Que el 2021 nos de la sabiduría a todos, y nos permita ir hacia el encuentro del ciudadano y del ejercicio de la ciudadanía.

Ese debe ser el reto de todos nosotros hacia el futuro, después de haber andado y desandado desde nuestro último triunfo electoral del 2015.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal

https://www.analitica.com/opinion/lo-andado-y-desandado/