Seleccionar página

Los humanos tenemos la tendencia a simpatizar con quienes piensan igual que nosotros y también con quienes nos apoyan en momentos difíciles. Por ello, muchos practican aquello de con los míos, con razón o sin ella; y también el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Lo primero no es aceptable en un mundo civilizado. Lo segundo no siempre es una buena guía. Por otra parte, una cosa es sentir simpatía y otra apoyar o cortarnos las venas por alguien poco confiable. La relación entre el presidente Trump y algunos venezolanos viene al caso.

¿Es alguien por el que sentimos simpatía por ese apoyo o porque estamos convencidos de que su actuación en otros aspectos es positiva? ¿Actúa correctamente cuando descalifica a quienes piensan diferente? ¿Contribuyó a unir a la sociedad estadounidense o profundizó la división? ¿Es buena señal que un presidente actúe como un carrito chocón? ¿Tiene razón cuando predica que no cree en el calentamiento global, fenómeno aceptado por la mayoría de los científicos? ¿Está en lo cierto al afirmar que los epidemiólogos están equivocados sobre las advertencias del peligro de la covid-19? ¿Fue acertado salirse de la Organización Mundial de la Salud o era preferible permanecer e influir en los cambios que sean necesarios?

¿Debemos creer a Trump cuando antes de las elecciones anunció que habría fraude, lo cual ratificó cuando se vio aparentemente perdido? ¿Es esa la conducta de un demócrata o debió esperar el reconteo, si es que se justifica? En caso de detectar irregularidades significativas ¿lo procedente es decretar que hubo fraude o aportar pruebas y esperar decisión de los tribunales? 

Si desconocemos  lo que sucedió ¿es prudente apoyar la versión de Trump? ¿Realmente pensamos que el sistema electoral de USA es igual de tramposo que el nuestro? Sin duda que, independientemente de que la gestión del presidente Trump haya sido positiva para la economía, su ejemplo no es lo que se espera de un demócrata.

Algunos compatriotas nuestros han creído la versión del fraude anunciado por Trump, lo cual puede entenderse como un agradecimiento. Aun aceptando que pudiesen tener razón, lo que pareciera un exabrupto es que descalifiquen a quienes piensan que Biden-Harris es la mejor opción, así como a quienes consideran  que el sistema electoral de Estados Unidos garantiza el respeto al voto y que, cuando ocurren irregularidades, estas se detectan y corrigen.

Llama la atención que cuando el presidente (e) Guaidó y Leopoldo felicitaron a Biden, algunos juraron que eso era información falsa. Y cuando se confirmó que era cierto, un profesor universitario tachó a Guaidó de individuo sin principios, ni valores. ¿Cómo es posible que algunos compatriotas que están del lado de la democracia y son firmes opositores a Chávez-Maduro procedan con tanta intolerancia?Por otra parte, afirmar que Biden es un peligro para la democracia de Estados Unidos y que Kamala Harris es de extrema izquierda es desconocer las trayectorias de ambos. ¿Habrá cambios con respecto a la política en relación a Venezuela? No lo sabemos. Lo prudente es esperar. Quien esto escribe se inclina más por favorecer una política de negociación, en la que se comprometan a los países que apoyan al régimen.

Desde luego, hay dudas sobre la actuación de Biden y se aspira a que aclare su relación con los negocios de su hijo. Sin embargo, sí complace la muy probable derrota de Trump, por considerar que es un peligro para la estabilidad mundial. Confiamos que se descarte pronto la hipótesis del fraude. Caso de que se confirme que la elección fue limpia y que Biden sea proclamado oficialmente, el partido Republicano debería retirar el apoyo a Trump por ser nocivo para la democracia y para el partido.

Complace que, muy probablemente, por primera vez la vicepresidencia la ocupará una mujer negra. Compartimos las palabras de Kamala: los estadounidenses votaron por la esperanza, la unidad, la decencia, la ciencia y la verdad. También en el llamado de Biden a sanar heridas. Mientras se aclara el panorama y cesan las pasiones, no nos demos trompadas entre nosotros. Concentrémonos en la Consulta.

Me permito sugerir escuchar el excelente editorial de Gladys Rodríguez  y leer los artículos de Ángel Lombardi Boscán, Fernando Rodríguez y de Ismael Pérez Vigil. También ver el muro de Gabriela Montero. Esta información puede contribuir a visualizar otra perspectiva.

Como (había) en botica

√ Felicitaciones al distinguido escritor venezolano Israel Centeno por la publicación de su libro Escrito con acento, disponible en Amazon.

√ La película Acosada en lunes de carnaval, de Malena Roncayolo, estrenada en el del 2002, está libre en Youtube y tiene plena vigencia.

√ ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

https://www.analitica.com/opinion/las-trompadas-de-los-trumpistas/