Seleccionar página

El régimen lo dijo hasta el hastío: tenemos inmensas reservas de gas en Venezuela. Los próceres del pillaje lo celebraron como una victoria del socialismo. Gritaron por todos los rincones, nuestra extraordinaria condición de potencia energética en el mundo.

Ahora vemos los resultados. No gas ni siquiera doméstico. Una bombona vale la bicoca de $ 40 o más en el marcado negro, el único que hay. ¿Y de dónde sacar ese realeo?, es la pregunta natural.

El gas industrial está encarecido y se refleja inmediatamente en el bolsillo del consumidor. El vendedor de perros-calientes, sube el precio buscando que no se le caga la demanda de los pocos que pueden meterse la otrora ´celebre ·bala fría”. Mientras tanto, en Miraflores tienen problemas de flatulencia por los excesos gastronómicos, como días atrás escuchamos en son de chiste.

Habrá oportunidad de recuperar la industria del gas en nuestro país. Apenas superemos esta tiranía socialista y reordenemos al país, fluirán todas las actividades comerciales e industriales, como las grandes inversiones necesarias. La del gas, es una actividad recuperable, existe una infraestructura que ha sobrevivido y los canales de distribución darán una distinta dinámica al asunto.

Las roscas de la usurpación en materia se gas, se resistirán, pero ya no tendrán fuerzas para hacerlo. Las mafias comunales del gas, se saben en sus días postreros. ¡Nunca más cocinaremos a leña!

The post Juan Pablo García: De las mafias comunales del gas appeared first on LaPatilla.com.

Source