Search

Inspiración… nos mueve a la acción

Lo hemos mencionado numerosas veces, no sabemos de dónde vienen las ideas que me motivan e inspiran, aquello que despierta en mi un anhelo por descubrir y “hacer algo mío”. Pareciera que el ser humano no tuviera límite en su capacidad de logro e invención, en los últimos 120 años hemos descifrado las leyes fundamentales que rigen el tiempo-espacio y el mundo subatómico, hemos aterrizado hombres en la luna, hemos descifrado el código de la vida (ADN), estamos ahora desarrollando una inteligencia artificial que procesa la información que un ejército de personas tarda en leer y descifrar en un año en solo segundos… pero ¿de dónde viene esa inspiración que nos seduce y nos usa como vehículo para materializarse?

La gran mayoría de las personas creen que los pensamientos que aparecen en su mente son suyos, son cosecha de su “inteligencia” y frutos suyos; además, que son ciertos y evidentes. No lo cuestionan ni lo contienden, y sus emociones van abriendo un abanico que les tira y empuja, dando tumbos por los pasillos de su vida. La realidad es que “las personas no tienen ideas, las ideas tienen personas” (Jung), y vamos todos dando brochazos al lienzo de la vida sin tener idea de qué pintamos; porque “hasta que lo inconsciente no lo hagas consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú le llamarás destino.” (Jung)

Nuestra mente, ¿es una emisora o una antena?

Me queda claro que hay instancias donde la mente es una emisora, hay grandes personajes de la historia que son evidencia, no necesariamente todos sin controversia: Sócrates, Aristóteles, Hipatia, Santo Tomás de Aquino, Shakespeare, los poetas y místicos Rumi y William Blake, pero ¿podríamos incluir a Alejandro Magno, Napoleón, Marx o inclusive Hitler? Todos ellos fueron emisores de ideas que otros seguían y asumían como propias. ¿Qué diferencia los dos grupos?

Podríamos decir que los resultados, y eso nos lanza por una larga y complicada vía. Porque por ejemplo Aristóteles y St. Tomás fueron precursores de ideas que seguidores suyos utilizaron para devastar y oprimir sociedades y conquistar pueblos. Hay algo sin embargo que sí los diferencia, enfocando la idea de Jung hasta que lo inconsciente no lo hagas consciente (…) llamarás destino a todo lo que te pasa en tu vida; el primer grupo se esmeró en dilucidar su “subconsciente”, cuestionaron las ideas y las debatieron en post de descubrir la Verdad y habitar en ella. El segundo grupo, si acaso, utilizó el conocimiento en avanzar su propia ambición y engrandecerse a sí mismos o destruir lo que proyectaban como detestable. Entre ambos grupos, los del primer grupo no cayeron estrepitosamente ante el destino en sus vidas, el segundo sí.

Podríamos decir que hay una Ley del Iceberg en lo que se refiere a si el individuo es capaz de algo más que ser una mera antena para la recepción de ideas: es la capacidad de profundizar para derretir con la luz de la reflexión y el pensamiento crítico, el subconsciente helado que está por debajo del umbral de la consciencia.

No es lo mismo recibir una idea y saber ampliarla para que otros la adopten como propia; a discernir, investigar y sondear las ideas que me vienen y, a partir de ello, crecer en conocimiento de verdades más grandes que tú, honrar a otros, aunque no lo hayan descubierto y trabajar por ampliar el Bienestar de todos y de la sociedad. El fruto de una apropiada correlación con las ideas es la orientación hacia la Verdad o Bien Supremo (cómo diría Platón) y su fruto es la paz, el sosiego, el interés, cuidado y atención por los otros y lo realmente valioso: la vida y su desarrollo.

Entonces otros la asumen por la significancia que encuentran para su vida.

Las ideas nos utilizan… si no las cuestionamos

Somos vasallos de nuestras ideas, y cuando las defendemos ciegamente, llegamos a ser sus esclavos; una señal de ello es cuando me molesto cuando alguien las desafía; lo asumimos como algo personal, porque es el nivel de identidad que tengo con ellas. Esto es verdad en la guerra cultural hoy día, como en la ideología de género, como el tema de la IA (inteligencia artificial); terminamos siendo vasallos y esclavos de la manifestación de esas ideas y actúo acorde… a su servicio y defensa.

Una manera de entenderlo es como si las ideas están ahí fuera como en un Éter, anhelando incorporarse y materializarse en una persona; tú, por otro lado, atraes cierto tipo de ideas de acuerdo con tu historia, tus decisiones o evasión de ellas, y las creencias que sostienes. Tu capacidad de iluminar en el subconsciente con tu luz para descubrir quién eres y qué ideas atraes, amplia el umbral de la consciencia y va disolviendo la oscuridad donde el subconsciente opera.

Somos capaces de avanzar en cualquiera que sea nuestro ámbito de vida y dónde queremos impactar, en tanto soy capaz de convertirme en una antena de buenas ideas y luego las manifiesto en mi arte, mi trabajo, mis relaciones y conmigo mismo… las hago parte de mi vida. Atraeré mejores ideas en tanto conscientemente busque la Verdad de quién soy y qué puedo hacer para cambiar y mejorar cada día. Recuerda, el objetivo no es perfección sino progreso.

No tengo del todo claro cómo opera el tema del Mal contra el Bien, sé que hay malas ideas y hombres y mujeres que generan con su vida el nido perfecto para empollar esas ideas que destruyen, minan y desolan el espíritu humano y la vida. Hay otras ideas, en cambio, que enaltecen y fortalecen al individuo, le empoderan, generan esperanza y determinación para ampliar esa realidad a otros y engrandecen su vida y la Vida que todos compartimos… tú decides a cuál quieres darle cabida.

El próximo martes…

Una guía práctica para adentrarse en el subconsciente, dilucidar los tesoros que allí hay y cómo sacarlos a la superficie. La riqueza de la vida no se cuenta en cifras en el banco, sino la intensidad y vitalidad con la que vives y, eso amigo mío, tiene que ver exclusivamente con una decisión y orientación tuya, nadie puede alienarte de esa abundante riqueza.

EL PUNTO a la i

El historial de la columna está en cdots.substack por si quieres revisar artículos anteriores.

https://www.analitica.com/opinion/inspiracion-nos-mueve-a-la-accion/

Compártelo:

Publicaciones relacionadas