Seleccionar página
Gustavo Coronel

Los personajes de la revolución chavista oscilan entre la cursilería y el cinismo. Uno son cínicos, otros son cursis, los más son cínicos y cursis. Tomemos a Roy Chaderton Matos, ese detrito generado por el deslave social cristiano, hoy convertido en lame botas de los analfabetas del chavismo.

Dice Chaderton lo siguiente sobre José Vicente Rangel Vale. Transcribo sin comentario alguno, el cual no es necesario para ilustrar el punto.

Chaderton desea ser poeta. Oigan este “poema”, no oda:

José Vicente

“Hoy ha partido uno de los grandes que nunca mueren.
Un imprescindible a quien podíamos augurar, de sólo seguirlo, un destino de luces solidarias, de surcos anchos y fértiles.
En mi corazón se disputan por espacio el dolor y el vacío cuando nuestras preces no lograban alcanzarlo en su elevación.
Tuve el regalo de su amistad y respeto.
Me ofreció oportunidades para luchar por mi patria y por mi pueblo.
Comprometido para siempre.
Un venezolano superior que trascenderá los siglos XX y XXI con lugar en la historia de Venezuela.
Hombre de familia, de pueblo y de patria.
Que su alma nos oriente”

Roy Chaderton Matos

El Cabello es la unidad del cinismo chavista. Un Cabello equivale a siete Castro Soteldo

Por su parte, Wilmer Castro Soteldo nos ofrece un video de unos 3 minutos en los cuales hace un elogio del pernil

 

 

Para este estandarte del chavismo/madurismo el pernil es el gran logro de la revolución. Ahí lo dice, sin que haga mueca alguna, como hacía Chávez cuando mentía, que torcía la boca. Este no. Este no se inmuta al decir sus pachotadas. Nos dice que el pernil trae una máxima felicidad al pueblo, esos millones de gentes sin comida, sin medicinas, a quienes el chavismo les exige la entrega de lo único que les queda, su dignidad.

Yo digo que los cubanos se rindieron ante una revolución de verdad pero muchos venezolanos se han rendido ante una revolución de mentiras, una farsa tragicómica. Si todavía dicen que Chávez “era bueno”. Hugo Chávez fue una parodia de Fidel Castro y Nicolás Maduro es una parodia de Hugo Chávez. Ambos tiranuelos han traicionado al país y a su gentilicio, porque hablaban (Chávez) y hablan (Maduro) a lo cubano cuando pretenden sonar “importantes”.

Lo único que queda de esta farsa chavista/madurista, además de la ruina de una nación, es ese grupo de cínicos y cursis a lo Chaderton y Castro, quienes pretenden hacernos creer que existió una revolución y que un pernil anual por familia representa su mayor logro. Eso sí, advierte Castro Soteldo, un pernilito de 3 kilos por familia porque no hay familia que pueda comerse un pernil de 10 kilos, ni siquiera en un año. Para que él lo sepa, en 1998 el consumo de carne anual del venezolano era de 30 kilos per cápita. En 2018 cayó a 4 kilos per cápita. Hoy en día es, probablemente, de unos 2 kilos per cápita.

Por esto y por muchas otras cosas más…. Como decía Luis Aguilé, estos pajarracos irán a la cárcel por el máximo de la condena contemplada en las leyes venezolanas.

Sinvergüenzas.

The post Gustavo Coronel: Del cursilómetro de Chaderton Matos al cinicómetro de Castro Soteldo appeared first on LaPatilla.com.

Source