Seleccionar página

enero 07 2021, 9:49 am

Vista aérea de un terminal petrolero en Texas City en la bahía de Galveston, TX | Foto cortesía Enterprise Products Partners L.P.

Estados Unidos no importó ningún crudo saudí la semana pasada por primera vez en 35 años, un retroceso con respecto a hace unos meses cuando el Reino amenazó con poner patas arriba la industria energética estadounidense al desatar un tsunami de exportaciones en un mercado diezmado por la pandemia.

Por Sheela Tobben y Julian Lee para Bloomberg | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Eliminar la dependencia del petróleo de Oriente Medio ha sido el sueño de todas las administraciones estadounidenses desde la presidencia de Jimmy Carter en 1977. Hace apenas 12 años, cuando Joe Biden se convirtió en vicepresidente de Estados Unidos, las refinerías estadounidenses importaban de forma rutinaria alrededor de 1 millón de barriles diarios de crudo de Arabia Saudita, el segundo mayor proveedor de EE. UU. después de Canadá y considerado como un riesgo de seguridad importante.

Solo tres mandatos presidenciales después, ese flujo se ha reducido a cero. Es la manifestación más visual de lo poco que Estados Unidos depende ahora del petróleo de Oriente Medio, después de moldear su política exterior durante décadas en torno a su necesidad de crudo. Si esta abstinencia del petróleo saudí continúa, debilitaría los vínculos económicos, políticos y militares que han definido las relaciones entre Riad y Washington durante décadas.

La falta de entregas sigue a una caída en los envíos de crudo a los EE. UU. que dejaron el reino del desierto en los últimos meses . Dado que los petroleros de Arabia Saudita tardan unas seis semanas en llegar a las terminales de importación en las costas oeste o del Golfo, la caída solo está comenzando a aparecer ahora. Esta es la primera semana en que Estados Unidos no tuvo entregas según los datos semanales disponibles hasta junio de 2010 de la Administración de Información de Energía de EE. UU. Una historia más larga de cifras mensuales muestra que esta es la primera vez que no hubo importaciones sauditas desde septiembre de 1985.

A principios de esta semana, la OPEP y sus aliados revisaron sus planes de producción, permitiendo pequeños aumentos para Rusia y Kazajstán en febrero y marzo, y el resto mantuvo la producción sin cambios. Entonces Arabia Saudita sorprendió incluso a sus compañeros productores al anunciar un recorte unilateral a su propia producción de 1 millón de barriles más durante los próximos 2 meses. La decisión del líder de la OPEP provocó que los precios de los futuros del petróleo Brent de referencia mundial subieran más allá de los 54 dólares el barril y que su contraparte estadounidense, el crudo West Texas Intermediate, superaran los 50 dólares.

Los recortes de suministro que se remontan a un acuerdo de productores el año pasado han ayudado a apuntalar los precios del crudo, incluso cuando el consumo de combustible lucha por volver a los niveles previos a la pandemia. En el último mes, los precios del petróleo aumentaron con la esperanza de que la demanda pudiera mejorar a medida que se comienzan a administrar varias vacunas para combatir la crisis de salud.

“Si bien las importaciones estadounidenses de petróleo saudí que llegan a cero son históricas, es probable que esto sea temporal y solo una aberración dada la baja producción actual de las refinerías y los profundos recortes de producción saudita que van a aumentar, en el contexto del entorno pandémico en curso”. dijo Karim Fawaz, Director de Investigación y Análisis de Energía en IHS Markit.

Estados Unidos todavía está en medio de la pandemia, con infecciones récord en muchos estados que imponen nuevas restricciones, mientras que algunas otras partes del mundo se están recuperando. El consumo de gasolina en Estados Unidos cayó a su nivel más bajo en años durante los períodos habituales de alta demanda de Acción de Gracias y Navidad.

La pérdida de demanda es tan aguda que algunas refinerías estadounidenses han estado inactivas. “El rendimiento todavía está por debajo de donde estaba antes de la crisis debido a la reducción de la demanda interna. Entonces, ¿por qué enviar más aquí cuando Asia es donde la recuperación ha sido clara ”, dijo Sandy Fielden, director de investigación de petróleo y productos de Morningstar Inc.

Para Arabia Saudita, recortar los envíos a los EE. UU. es la forma más rápida de indicar al mercado en general que está reduciendo el suministro. El gobierno es el único que publica datos semanales sobre las existencias y las importaciones de crudo, que tienen una enorme influencia entre los comerciantes de petróleo. Otras grandes naciones consumidoras de petróleo, como China, publican información menos oportuna sobre el suministro de petróleo.

En mayo y junio, las entregas de Arabia Saudita a los EE. UU. aumentaron a más del doble que hace un año como consecuencia de una amarga guerra de precios con Rusia. La arremetida llevó al senador Ted Cruz, un republicano de Texas, a tuitear en abril: “Mi mensaje a los sauditas: DEN VUELTA A LOS TANQUEROS”. Las refinerías estadounidenses recibieron la última entrega de esa carga extraordinaria a principios de julio.

Desde entonces, los envíos de petróleo saudita a los EE. UU. han disminuido constantemente. En noviembre y luego nuevamente en diciembre, entregaron solo 73.000 barriles por día a los clientes, según muestran los datos preliminares de la Administración de Información de Energía de EE. UU.

A corto plazo, la elección de Joe Biden podría beneficiar a Arabia Saudita. Si bien la transición de los hidrocarburos tendría un impacto a largo plazo en la demanda de petróleo, las esperanzas de reactivar el acuerdo nuclear iraní de 2015 allanarían el camino para que fluya más petróleo iraní a nivel mundial. “Esas ventas desplazarán al petróleo saudí y eso significaría que Arabia tendría que recurrir a Estados Unidos para mantener las ventas”, dijo Andy Lipow, presidente de Lipow Oil Associates LLC en Houston.

Con la asistencia de Javier Blas

https://www.lapatilla.com/2021/01/07/estados-unidos-no-importo-crudo-saudi-por-primera-vez-en-35-anos/