Seleccionar página

Las denuncias del equipo de Trump ante los tribunales comenzaron antes de la jornada electoral para limitar el acceso al voto y después de las elecciones para parar el recuento. ¿Qué viabilidad tienen sus demandas?

Fotografía de Karen Ducey | Getty Images. Tomada de DW en Español.

Mientras el recuento de votos prosigue hasta el último momento, las denuncias de fraude de Donald Trump han ido arreciando. Ha llegado a asegurar incluso que podría impugnar el resultado en la Corte Suprema. Trump y su equipo han lanzado una andanada legal sobre los resultados de la elección presidencial 2020, asegurando que hubo fraude masivo, pero sin dar pruebas de sus acusaciones.

Desde la noche electoral, Trump ha comparecido ante las cámaras en dos ocasiones, asegurando haber ganado y despotricando contra los votos «ilegales», un término que no ha llegado a definir. Pero un caso no puede llevarse directamente a la Corte Suprema, sino que debe iniciar su recorrido en las cortes de los estados y otras cortes federales menores antes de que la máxima instancia legal del país decida si lo admite.

Dudas sobre fecha límite de recepción de votos

El partido republicano y el equipo de campaña de Trump han recopilado en los últimos días y semanas cientos de objeciones legales por todo el país con la esperanza de lograrlo. Tres casos relacionados con la votación llegaron hasta la Corte Suprema en las dos semanas previas a la jornada electoral del 3 de noviembre. Son recursos relativos a procedimientos electorales, como el aumento del voto en ausencia y por correo  puesto en marcha por los estados debido a la pandemia. A finales de octubre, la Corte Suprema dictó que la corte de un distrito federal no tenía poder para extender la fecha límite de recepción de papeletas de votación enviadas por correo, regulando que esa competencia reside en el Gobierno de ese estado y que los votos tenían que estar en poder de la autoridad electoral a más tardar el 3 de noviembre.

La decisión de los 8 jueces del tribunal, tomada por 5 votos contra 3, alarmó a los demócratas, quienes argumentaron que conservar la fecha límite del 3 de noviembre privaría del voto a numerosas personas de Wisconsin. Otros, sin embargo, calificaron la decisión del tribunal de «pragmática y justa», cuando el juez Kavanaugh dijo que «las reglas del camino debían ser claras y quedar establecidas antes del día de las elecciones».

Por otro lado, el empate 4 a 4 entre los jueces del Tribunal Supremo, de mayoría conservadora, sobre la extension de tres días en la recepción de votos en Pensilvania, permitió conservar esta regla, algo que Trump calificó de «terrible». No está claro si el Supremo revisará el caso tras las elecciones. El equipo de campaña de Trump lo ha solicitado. Otra decisión de la máxima instancia judicial del país permitió la recepción de votos hasta el 12 de noviembre en Carolina del Norte como parte de las medidas contra la pandemia, siempre y cuando los votos se hubieran enviado antes del 3 de noviembre. Trump ya ha señalizado que cuenta con los tres jueces nominados por él a la Corte Suprema (Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett) para conseguir la victoria, pero no puede saberse si alguna de las demandas que interponga lo logrará.

Trump en Twitter: «Dejen de contar» 

Hasta la fecha, Trump y los republicanos han interpuesto demandas legales primero buscando limitar el acceso al voto antes de la jornada electoral y después para parar el recuento de votos por correo. Se están enfocando para sus demandas en los estados de Wisconsin, Michigan, Nevada, Georgia y Pensilvania. Por ejemplo, el equipo de Trump ha interpuesto demandas reclamando que sus observadores del conteo no tuvieron «acceso significativo» a los centros de votación. Hasta ahora, todas excepto una han sido rechazadas. Ambos partidos tienen observadores monitoreando activamente el recuento, a parte de personas imparciales y los medios. En la única demanda que salió adelante, una Corte de  Pensilvania permitirá que haya observadores a unos dos metros de las personas que realizan el recuento de votos, siempre y cuando haya otras medidas de higiene debidas a la pandemia. Otra demanda presentada por el equipo de Trump alegaba «incapacidad» a la hora de verificar las firmas de los votantes, a la vez que pedía que se parara el recuento en Clark County, Nevada, un bastión demócrata. La demanda fue desestimada por la Corte Suprema de Nevada.

El objetivo del equipo de Trump es parar el conteo de votos antes de que pueda completarse el recuento del masivo número de papeletas enviadas por correo. A pesar de las demandas de Trump en Twitter pidiendo que se pare el recuento, es normal que los votos tarden en escrutarse. Si fueron legalmente depositados antes o durante la jornada electoral, dependiendo de cada estado, pueden seguir siendo contabilizados siempre y cuando tengan sello postal previo al 3 de noviembre o de ese mismo día.

(ms/ers)

Elecciones en EE.UU: ¿pueden tener éxito las demandas de Trump?