Search

El largo y espinoso camino de las mujeres venezolanas en la política

El largo y espinoso camino de las mujeres venezolanas en la política

La presencia de mujeres como candidatas presidenciales es un hito significativo en la lucha por la igualdad de género y la representación política. Su participación contribuye a una sociedad más diversa y equitativa

Por Shannon Ramírez/ Escuela Cocuyo

El liderazgo exitoso que se busca en las organizaciones políticas y en los espacios de toma de decisiones ha estado relacionado con atributos que han sido históricamente asignados a los hombres, como por ejemplo la capacidad de decisión, la inteligencia emocional, el pensamiento estratégico y las habilidades para resolver problemas.

El camino para la igualdad de derechos políticos de las mujeres venezolanas ha sido muy largo, el movimiento sufragista se logró en 1946, cuando las mujeres tuvieran el mismo derecho al voto y a aspirar a cargos públicos, como ciudadanas plenas.

Allí también marcaron su primer hito, con la elección de la Asamblea Constituyente de ese año. De acuerdo con la Revista Venezolana de Estudios de la Mujer, de 160 diputados, 21 fueron mujeres (13 principales y 8 suplentes). Era la primera vez que las mujeres accedían, por el mismo voto que habían conquistado, a un espacio de representación popular.

Lucila Palacios fue una de las primeras legisladoras venezolanas. Foto: El Diario

Pero la victoria no duró mucho. Para el Congreso de 1948, apenas resultaron electas 4 mujeres: 2 diputadas y 2 senadoras, entre ellas la escritora Mercedes Carvajal de Arocha, mejor conocida como Lucila Palacios.

Incluso para los cargos por designación el camino de las funcionarias públicas fue lento. No fue hasta el gobierno de Raúl Leoni que se nombró en 1968 a Aura Celina Casanova como ministra de Fomento, fue  la primera mujer en la historia del país en formar parte del gabinete ejecutivo.

Gobernadoras y alcaldesas en los 90

Antes de 1989, los gobernadores también eran elegidos por el presidente de la República. En ese periodo solo figuran los casos de Dori Parra de Orellana, designada en 1975 gobernadora del estado Lara (también una de las primeras mujeres diputadas de la República), y Luisa Teresa Pacheco, en 1984, como gobernadora de Táchira.

Tras la descentralización, en 1993, Lolita Aniyar de Castro se convirtió en la primera mujer electa gobernadora en Venezuela, en el estado Zulia.

Lolita Aniyar de Castro fue la primera mujer electa gobernadora en 1993. Foto: Cortesía

Para principios de los años noventa, la Gran Caracas contaba con una imagen predominantemente femenina. Ya en 1989, Gloria Lizárraga de Capriles se había convertido en la primera alcaldesa de Baruta, y posteriormente, siguieron su ejemplo Irene Sáez en Chacao y Mercedes Hernández de Silva en El Hatillo en 1993.

En los años noventa, Rhona Ottolina y Carmen Rodríguez de González también se postularon en las elecciones de 1993, aunque no fue hasta la llegada de Irene Sáez en 1998 que las encuestas por primera vez asomaron la posibilidad de que una mujer llegara al Palacio de Miraflores. No ocurrió así, y en cambio las elecciones fueron ganadas por Hugo Chávez.

Irene Sáez lideró las encuestas para las elecciones presidenciales de 1998. Foto: Runrunes

Las elecciones presidenciales de 2006 fueron peculiares por su gran número de candidatos. De los 14 aspirantes que llegaron al día de la votación, hubo cuatro mujeres: Venezuela Da Silva, del partido Nuevo Orden Social (NOS); Isbelia León, del movimiento Institución Fuerza y Paz (IFP); Judith Salazar, por Hijos de la Patria (HP); y Carolina Contreras, quien se postuló por iniciativa propia. También estuvo el caso de las candidatas Reina Sequera y María Bolívar, quienes compitieron no en una, sino en dos elecciones consecutivas simultáneamente, en 2012 y 2013.

Representación equitativa

En las elecciones parlamentarias celebradas en el año 2015, el CNE publicó la acostumbrada resolución (N.º 150625-147) en materia de paridad de género; sin embargo, la norma se presentó después de que los partidos políticos, y específicamente el partido opositor Mesa de la Unidad Democrática (MUD), había celebrado sus primarias internas y anunciado sus candidatos. En estas elecciones parlamentarias resultaron un 17% de mujeres electas.

En el año 2020 el Proyecto de Composición Paritaria y Alterna publicado por el CNE estipuló que las postulaciones parlamentarias debían tener una composición paritaria y alterna de 50% para cada sexo, y por excepción deberá tener como mínimo 40% y como máximo 60% por cada sexo. En estas elecciones parlamentarias resultaron electas solo 93 mujeres de un total de 277 diputados (33,57 %).

Aunque no todas las barreras que enfrentan las mujeres para participar en los asuntos públicos y políticos de Venezuela desaparecen con la imposición de cuotas de participación paritarias y alternas en los procesos electorales, porque persisten otros múltiples obstáculos de discriminación, desigualdad y violencia contra la mujer, no es menos cierto que la existencia de una normativa robustecida y eficiente cumple un rol clave y positivo para alcanzar unas elecciones paritarias.

Sin embargo, en Venezuela las iniciativas de promulgación de normativas para incluir a las mujeres en los procesos electorales y en los espacios públicos y políticos terminan siendo meramente simbólicas, pues desde el Estado se muestra una intención de paridad que no se ve reflejada en los procesos electorales.

Política femenina juvenil

Los jóvenes representan una fuerza demográfica significativa y su participación en la vida política puede tener un impacto considerable en la configuración de políticas públicas y la dirección del país. Las mujeres jóvenes aportan energía, pasión y compromiso con causas sociales, lo que puede revitalizar y renovar el sistema político.

Igualmente, las jóvenes en la política presentan aún más retos, no solo por la lucha de espacios, sino por su credibilidad. Así lo explica Lustay Franco, quien se desempeña como dirigente nacional en el partido Acción Democrática:

“El liderazgo femenino tiene que ser posicionado de manera transversal, se tiene que estar en lo político, en lo empresarial, en lo popular y se tiene que estar en cada espacio. Nosotras incidimos e influimos, pero no decidimos, y es a lo que hay que hacerle frente las mujeres que hacemos política en el mundo y especialmente en Venezuela”.

Lustay Franco, dirigente juvenil de AD

Además, existen organizaciones con representación femenina que promueven el voto en la población joven de cara a las elecciones presidenciales 2024, como Voto Joven, ONG que coordina Wanda Cedeño.

Ella recalca que: “la falta de legislación entorno a la participación política de las mujeres. Además, no hay seguimiento o sanción a los partidos que pueden incumplir en el tema de la paridad de género. A su vez, los partidos políticos dejan sin espacio de decisión a las mujeres, en consecuencia, terminan creando sus propios partidos políticos. Concluyendo en una igualdad sustantiva, y no una igualdad adjetiva”.

Wanda Cedeño, coordinadora de Voto Joven

Es fundamental considerar aspectos teóricos y construir una agenda de políticas públicas que promueva la igualdad en la participación pública y política de las venezolanas

Escenario desalentador

El nivel de participación de las mujeres en la política venezolana, aunque continúa siendo desalentadora, ha sido una lucha histórica y prolongada de las mismas mujeres, los movimientos feministas y agrupaciones de mujeres políticas. Esta lucha ha sido marcada por reveses institucionales y por un Estado que ha mostrado poco interés en alcanzar la paridad de género, sobre todo en las posiciones más altas del poder político.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ratificó la inhabilitación de María Corina Machado para las elecciones presidenciales 2024, en enero de este año, pese a que fue la ganadora de las elecciones primarias de la Plataforma Unitaria Democrática el 22 de octubre de 2023, cuando obtuvo más del 90 % de apoyo en la consulta interna de la oposición.

La persecución política contra Machado comenzó en 2014, cuando fue destituida de la Asamblea Nacional acusada de “traición a la patria” por su participación en una delegación panameña ante la OEA.

La participación de las mujeres en la política es fundamental, y la exclusión de líderes como María Corina Machado plantea desafíos para la democracia y la representatividad. En las presidenciales de este año, no hay mujeres aspirando a la Presidencia, tras la inhabilitación a Machado.

Foro Penal informa excarcelación de Henry Izarra en Mérida
A María Corina Machado la inhabilitó el TSJ en enero y no podrá estar en las presidenciales del 28 de julio. Foto: Vente Venezuela | X

Es determinante establecer criterios legales que aseguren la participación plena y efectiva de las mujeres en la política a través de la reforma de Ley Orgánica de Procesos Electorales y la reforma a la Ley de Partidos Políticos.

Además, el Estado tiene la responsabilidad de crear políticas que derrumben las acciones que hoy discriminan a la mujer o que desalientan su participación en la vida política y pública, como son por ejemplo los roles tradicionales de género, estereotipos de género y actitudes y normas discriminatorias, la doble carga y una distribución desproporcionada del trabajo doméstico, la falta de cobertura de los medios de comunicación y prejuicios y estereotipos de género en los medios, y sobre todo la falta de apoyo de los partidos políticos y exclusión de las estructuras de toma de decisión de los partidos.

Referencias:

Oficina del Alto Comisionado para los derechos humanos de las Naciones Unidas. Incrementar la igualdad y combatir la discriminación. Disponible en: https://www.ohchr.org/es/about-us/what-we-do/ourroadmap/enhancing-equality-a

Mentorías Editoriales del Semillero Violeta de la Red de Periodistas Venezolanas

NATALIA BRANDLER LA PARTICIPACIÓN DE LAS MUJERES EN POSICIONES DE PODER POLÍTICO EN VENEZUELA

Participación política de las mujeres en Venezuela. Construyendo caminos para la paz y la democracia (Cepaz).

The post El largo y espinoso camino de las mujeres venezolanas en la política appeared first on Efecto Cocuyo.

Compártelo:

Publicaciones relacionadas