Seleccionar página

diciembre 28 2020, 1:47 pm

Imagen aérea del terminal petrolero del puerto de Quingdao en China | foto shippingherald.com

La independencia energética es una condición previa importante para cualquier país que permita políticas económicas y exteriores relativamente independientes. La creciente dependencia de China de las importaciones de combustibles fósiles es un gran dolor de cabeza para Beijing.

Por Vanand Meliksetian para Oilprice | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Por lo tanto, el aumento de la producción nacional es una prioridad en la agenda. A pesar de algunos éxitos en las actividades de exploración y producción, se espera que la dependencia de las importaciones aumente en los próximos dos años. Beijing ha dado instrucciones a sus tres campeones energéticos nacionales, PetroChina, CNOOC y Sinopec, para que aumenten el gasto en recursos nacionales. En los próximos cinco años, estas empresas se han comprometido a invertir 517.000 millones de yuanes (77.000 millones de dólares), lo que representa un crecimiento del 18 por ciento interanual.

Estas inversiones ya han logrado revertir la caída de la producción nacional de petróleo. Según la Administración de Información Energética (EIA) de Estados Unidos, la producción de petróleo y otros líquidos en China ha aumentado a 4,9 millones de barriles por día (mbpd). A pesar del aumento, la dependencia del petróleo extranjero ha alcanzado el 70 por ciento y se espera que aumente.

Los anuncios del descubrimiento de nuevos campos de petróleo y gas no son una rara ocasión en China en estos días. Según el grupo de medios Netease, solo en noviembre se descubrieron unos 200 millones de toneladas (alrededor de 1.500 millones de barriles) de petróleo y 300 millones de toneladas de gas.

CNOOC ha comenzado a utilizar la primera plataforma de aguas profundas a gran escala autónoma diseñada y producida en China y la plataforma de almacenamiento de petróleo y gas más grande del mundo en la costa de Hainan. La compañía también hizo un descubrimiento significativo en las aguas poco profundas de la Cuenca de la Boca del Río Pearl. Debido a las crecientes inversiones, el sector energético chino está alcanzando nuevos récords este año.

A pesar de estos éxitos, la industria se enfrenta a una batalla cuesta arriba debido a la insaciable demanda interna de petróleo. El crecimiento económico estelar ha llevado a un mercado de energía en auge, pero el nivel de dependencia de los combustibles fósiles es diferente. La dependencia del carbón es limitada debido a la importante producción nacional y el gas tiene una participación moderada en la combinación energética nacional. El petróleo, sin embargo, es el mayor desafío.

Aunque la participación del gas natural en la combinación energética es relativamente moderada en este momento, se espera un crecimiento importante. Principalmente, un cambio de política en Beijing es la causa principal del aumento de la demanda. Los crecientes niveles de ingresos y consumo de energía han creado una contaminación atmosférica desenfrenada en la mayor parte de China. Además, muchos hogares todavía usan carbón para calefacción. La política china de carbón a gas está destinada a cambiar gradualmente hacia un gas natural más limpio.

Debido al aumento de la demanda, el gas natural constituirá aproximadamente el 10 por ciento de la combinación de energía para fines de este año. Esto aumentará al menos al 15 por ciento para 2030. El mercado energético chino se ha reformado para reducir el umbral para que las empresas extranjeras y más pequeñas ingresen al mercado. En primer lugar, se han cambiado las reglas, como el requisito de la participación de una empresa china en actividades comerciales. En segundo lugar, la propiedad de la infraestructura y las actividades de producción se han disociado, lo que significa que los productores no pueden poseer infraestructura para evitar la discriminación de los competidores.

A pesar de estas reformas y la creciente producción nacional, el mercado chino depende cada vez más de las importaciones. El origen de casi el 50 por ciento del gas en China en 2019 se puede rastrear en el extranjero, que se importa a través de gasoductos y se envía como GNL.

A lo largo de los años, las empresas chinas han invertido significativamente en capacidad de regasificación de GNL. Actualmente, Japón es el mayor importador de GNL del mundo. El apetito aparentemente insaciable por la energía en China la convertirá en la mayor importación antes de 2022 . Además, Beijing está explorando la posibilidad de un segundo gasoducto desde Rusia, mientras que el primero de Siberia acaba de comenzar a operar.

Si bien el mundo todavía está enfocado en derrotar a Covid-19, la economía china ha vuelto a crecer. Durante el año pasado, el mercado del gigante asiático fue uno de los pocos puntos brillantes del mercado energético mundial. Según Reuters , se espera que la economía china se expanda un 2,1 por ciento en 2020 y rebote al 8,4 por ciento en 2021. Esto significa que la dependencia seguirá siendo un problema grave para el liderazgo chino en el futuro previsible.

https://www.lapatilla.com/2020/12/28/el-gran-dolor-de-cabeza-de-china-la-dependencia-energetica-ya-alcanza-el-70-y-creciendo/