Seleccionar página

Es imposible no sentirse conmocionado cuando algunos padres relatan sobre cómo han sido separados de sus hijos netamente por la búsqueda de «venganza» de otros miembros de la familia o, en este caso, del segundo progenitor, sea madre o padre, una situación que solemos ver en las películas de Hollywood, pero que en la vida real también sucede y, la mayoría de las veces, en complicidad de organismos públicos que deberían garantizar del bienestar del menor.

Esta es la vida de Isabel Rinaldo, de 43 años, una arquitecta y abogada de profesión, quien desde hace tres años desconoce el paradero de su hija Keira Alba Rinaldo, luego de que su expareja sentimental, le arrebatara la custodia de la pequeña con «ayuda de las mafias» de los organismos públicos.

Su expareja es extranjero, al igual que su hija, quien posee nacionalidad italiana. Al padre de Keira lo conoció cuando estuvo por España, sin embargo, cuando la menor tenía dos años y siete meses, ambas retornaron a Venezuela, luego de el progenitor de la pequeña tomara la decisión de irse a vivir a los Estados Unidos.

Fue cuando la niña tenía ocho años, cuando su padre se presentó en Venezuela, específicamente en los Tribunales de la LOPNA y abrió un proceso contra Rinaldo marcado de denuncias falsas para conseguir su propósito; la custodia de la pequeña, y llevársela a algún desconocido, o lejos del país.

«Es duro porque nos arrebatan a los niños de una manera irregular, jugando con las leyes de este país, con ayuda de las mafias que se prestan para eso», dijo, a través de un video compartido por el periodista Luis Olavarrieta.

La madre aseguró haberse presentado a los Tribunales pues, estaba consciente de que las acusaciones en su contra eran falsas. «Le he pedido a las autoridades que la busque, pero no existe una dirección donde puedan buscarla», puntualizó. 

Rinaldo pidió, además que, aquellos que tengan información sobre el paradero de la pequeña se ponga en contacto con ella para poder reencontrarse con su hija y terminar con su angustia.

«Aún no tengo respuesta, no sé si está viva. No sé con quién está, ni quien la tiene», finalizó luego de romper en llanto.

Otros padres también sufren por la ausencia de sus hijos

Al igual que la señora Isabel Rinaldo, Ken Campo tiene al menos dos años sin ver a su hijo David, extraído del país en febrero del año pasado por su expareja: «Hemos ido la fiscalía y a fundaciones para pedir ayuda, y exigir los derechos como padres, para que nuestros hijos también puedan disfrutar de su padre y su madre», señaló.

«Queremos que se pongan la mano en el corazón y que entiendan que nosotros también sufrimos, pero sobre todo sufren nuestros hijos».

Asimismo, la señora María denunció tener un año y medio en el caso de la separación de sus hijos. Afirmó que muy pocas veces puede acercarse a ellos, «el consejo de protección me confirmó que iban a tomar medidas más extremas (…) Ahora no voy a poder estar en las reuniones, ni por llamado, correo o redes sociales».

Foto: Cortesía

https://www.caraotadigital.net/nacionales/el-drama-de-los-padres-separados-de-sus-hijos-por-la-justicia-venezolana-nos-arrebatan-a-los-ninos-de-una-manera-irregular