marzo 01 2021, 8:29 am

Uno de los pilares clave de la visión alcista del consenso sobre 2021 es la recuperación china, respaldada por estimaciones muy optimistas de crecimiento en servicios y exportaciones.

Los detalles del índice oficial de gerentes de compras (PMI) de febrero muestran una imagen diferente. Parece que los datos de la economía china , especialmente en servicios y exportaciones, son inconsistentes con un crecimiento del PIB del 6% como la mayoría de analistas esperan para 2021.

Las cifras de febrero fueron sorprendentemente débiles, especialmente porque la mayoría de los economistas ya esperaban una desaceleración debido a las vacaciones. El mensaje de consenso es que no debemos preocuparnos por esto, porque los PMI reflejan una debilidad estacional esperada y los efectos del aumento de casos de virus antes del Año Nuevo Lunar. Sin embargo, esos dos factores ya estaban incluidos en las estimaciones de consenso.

El PMI manufacturero oficial cayó en febrero a 50,6 desde 51,3 en enero. Una cifra por encima de 50 significa expansión y por debajo, contracción. Es preocupante ver al sector manufacturero, impulsor clave de la recuperación en 2020, cercano a la contracción incluso en la cifra oficial. Esta es una caída muy grande, significativamente peor que el pronóstico promedio de consenso de 51.0, en el extremo inferior de los pronósticos de los economistas.

El PMI no manufacturero, que incluye construcción y servicios, cayó a 51,4, por debajo del pronóstico de consenso de 52,0 y el más bajo desde marzo de 2020 después de que la economía se reabrió desde el bloqueo.

¿Qué causó esta caída? Caída de la construcción y muy mala la lectura de los nuevos pedidos de exportación. Las débiles cifras de fabricación y construcción muestran que la celebración “virtual” de la festividad del Año Nuevo Lunar de este año tuvo un efecto más negativo de lo estimado.

Algo anda mal cuando una economía impulsada por las exportaciones muestra una caída masiva de pedidos en medio de una recuperación global. El índice de nuevos pedidos de exportación cayó en territorio de contracción por primera vez desde septiembre de 2020.

Dos factores han afectado la debilidad de los pedidos de exportación. La fortaleza relativa del yuan, que ha reducido los pedidos de productos de menor valor agregado, y el aumento de los PMI de precios de insumos y productos, lo que muestra que las presiones inflacionarias se mantuvieron elevadas. También podríamos concluir que el riesgo de recesión de doble caída de la economía europea ha afectado a los pedidos.

Incluso si asumimos que algunos de estos factores son temporales, un punto en los datos debería causar alarma. Tanto el componente de empleo manufacturero como el no manufacturero están en contracción, lo que indica pérdidas de empleo. Una economía que experimenta una caída temporal y supuestamente irrelevante en los PMI no debería reflejar la destrucción del empleo.

La recuperación del desempleo es un riesgo importante en todo el mundo. Estamos viendo un repunte significativo en el Producto Interno Bruto (PIB) en muchas economías, pero las cifras de creación de empleo y crecimiento de los salarios reales no solo son decepcionantes sino preocupantes. ¿Por qué? Porque si el empleo y la renta disponible no se recuperan más rápido, será difícil ver el gran auge del consumo del que dependen tantos economistas para justificar el sólido aumento del crecimiento económico para 2021.

La debilidad de China es mucho más que una caída en la celebración del Año Lunar. Es evidente que la recuperación de 2020 fue más frágil de lo que sugirieron la mayoría de los analistas


Este artículo se publicó originalmente en dlacalle.com el 28 de febfrero de 2021. Traducción libre del inglés por lapatilla.com

https://www.lapatilla.com/2021/03/01/daniel-lacalle-la-recuperacion-de-china-se-estanca/