Seleccionar página

Cuando a José Simón Elarba, presidente de Fospuca, se le pregunta cuál es la visión estratégica para una compañía que lleva casi 40 años en el negocio del aseo urbano en Venezuela, no duda: señala que ve a Fospuca convertirse en una empresa de «servicios urbanos», como las que ya operan en algunas ciudades de Estados Unidos, un concepto totalmente nuevo.

Esto, indica el vocero empresarial, va más allá de la simple recogida de desechos sólidos, barrido y desmalezamiento, y abarca, por ejemplo, ornato público, o sustitución de luminarias o señalización que se encuentren dañados. Un paso lógico para una empresa que tiene miles de «supervisores» en las calles, y que conocen bien, además, los lugares por donde se mueven.

Tras haber resistido un período en el que prácticamente todo el aseo urbano del país fue asumido por las alcaldías municipales, la historia vuelve al principio, y justamente son los municipios más limpios del país los que confían su gestión de desechos sólidos a empresas del sector privado.

Nuevos camiones de Fospuca para Baruta

Fospuca acaba de hacer una fuerte inversión para la modernización de su flota de transporte de desechos en Baruta. Son doce camiones con un costo de 150 mil dólares por unidad, a los que hay que sumarle otras unidades de transportes, repuestos y formación de sus operadores.

Los camiones que operan en Caracas tienen que tener características especiales, indica José Simón Elarba, porque recorren casi 500 kilómetros diarios. Esto implica, por ejemplo, que cada diez días hay que cambiarles el aceite y los filtros.

Esto se debe a que las alcaldías del este de Caracas no pueden llevar sus desechos al vertedero de Las Mayas, y tienen que depositarlos directamente en La Bonanza, a más de 50 kilómetros de la capital, y enfrentando primero una fuerte subida y luego un pronunciado descenso.

La renovación de la flota solo es posible gracias a tarifas que compensen ese costo, señala José Simón Elarba, presidente de Fospuca.

José Simón Elarba: no se queda basura sin recoger

Señala José Simón Elarba que la falta de aseo urbano es uno de los males que más resienten los venezolanos, y que «en los municipios en los que opera Fospuca no se queda basura sin recoger».

Esto, a diferencia de las estadísticas que en Libertador, por ejemplo, hacen ONGs que señalan que más de la mitad de los desechos sólidos terminan deshaciéndose en las calles, o pasando al sistema de quebradas, río Guaire y río Tuy, y finalmente desbordándose en el mar Caribe, en Barlovento, con un grave daño ambiental.

Fospuca opera en los municipios Baruta, Chacao y El Hatillo, en Caracas; en Iribarren (Barquisimeto, Lara); y Lechería (Anzoátegui).

No se pierda esta interesante entrevista con José Simón Elarba, presidente de Fospuca, por Caraota Digital, directo al grano:

https://www.caraotadigital.net/nacionales/conoce-cual-es-el-objetivo-estrategico-de-fospuca-para-los-proximos-anos-entrevista-video