Seleccionar página

La necesidad ha obligado a que los carabobeños tomen medidas desesperadas. Hay quienes deben ir a otro estado por trabajo o a ver a un familiar enfermo, pero el terminal de pasajeros Big Low Center está cerrado desde el 16 de marzo, y todo se ha complicado.

Durante la cuarentena son varios los servicios de transporte que han surgido. Todos sin el respaldo legal de las instituciones regionales. Pero han sido los que han suplido una necesidad de viajar de un ligar a otro.

Es todo un riesgo. “Son terminales paralelos y clandestinos que están funcionando y ahí roban a los pasajeros y abusan con las tarifas muy por encima de las que están en gaceta”, alertó el director del Big Low Center, Luis Gómez.

En esas instalaciones, ubicadas en la zona industrial Castillito, solo están activas las unidades en la semana de flexibilización, pero exclusivamente para rutas suburbanas largas y cortas, sin límite de kilometraje y dentro del mismo estado. Por lo que quienes deben salir de Carabobo siguen tomando la opción de las llamadas “líneas piratas”.

“Nosotros aquí aplicamos controles de bioseguridad, de distanciamiento social, uso de tapabocas, y contamos apoyo de médicos de la alcaldía de Valencia para recomendaciones y detección de síntomas, y se llevan a los CDI autorizados a quienes los padezcan y ahí el pasajero es evaluado”.

Todo listo para diciembre

Gómez es optimista. Aseguró que ya tienen todo listo para la eventual flexibilización de diciembre que fue anunciada por Nicolás Maduro.

Para ello hicieron las inversiones y reestructuraciones necesarias. “El terminal de Valencia ya se activó con la instalación de sistemas básicos de bioseguridad como túneles de desinfección”.

También cuentan con un sistema en el que entre ocho a 12 operadores se encargarán de desinfectar las unidades por dentro y por fuera, mientras que un personal específico se dedicará de dar charlas de recomendaciones a los pasajeros.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/carabobenos-se-enfrentan-a-inseguridad-y-tarifas-elevadas-en-terminales-clandestinos