Seleccionar página

Hemos visto por las últimas semanas el desparpajo procaz  del oficialismo impaciente ante un  resultado electoral contradictorio para las parlamentarias, una acometida sdulona de bonos, a cobrarse por la plataforma “PATRIA”, desaprensión por una compraventa de votos, solo redimibles por la opción fraude, a discreción del régimen y sus adláteres del CNE, pagaderos, inconstitucionalmente, con dinero inorgánico en contravención flagrante, deliberada y repetida de la CRBV, Artículos 318-321, pues emitido sin un respaldo formal incrementa la base monetaria. Pero, no la cantidad de bienes y servicios en la economía, a diferencia de la emisión orgánica, que dimana de un rendimiento tangible, hoy día quimérico en el país, que ha motivado un contrabando de productos agropecuarios de la dieta básica,y responde a una necesidad de la población por el uso de dinero, que conlleva inflación, tal y como sucede, hoy por hoy, ante el aumento del dólar paralelo, el cual se estima rompa el tope de unos Bs 800 mil/unidad quizá antes de fin de año, sujeto al fin del proceso electoral.

En efecto, con la emisión inorgánica existe más dinero – base monetaria expandida detrás de una cantidad de bienes (demanda), lo que incrementa el precio de cada producto (hiperinflación).

Cabe indicar que el dinero inorgánico o fiduciario también podría emitirse de otras formas. Pero, una de las más peligrosas y viciosa es bajo la concesión de deuda al sector público, donde la autoridad monetaria ofrece una liquidez ficticia a las entidades estatales a cambio de un compromiso de pago a futuro, por emisión de bonos (caso PDVSA bonos 2008).

Es la explicación por la cual tenemos episodios de hiperinflación, aunados a la caída de los precios del petróleo más el déficit fiscal.

https://www.analitica.com/opinion/antieconomia-electoralista/