Seleccionar página

Cronológicamente tuvo inicio y final el “Decreto de guerra a Muerte”. Este fue redactado en la ciudad de Trujillo el 15 de Junio de 1813 en plena Campaña Admirable y concluyó el 26 de Noviembre de 1820 luego del “tratado de armisticio y regularización de la guerra”. No fue una concepción militar; pero ¿qué llevó al decreto de guerra a muerte? No tuvo intenciones dogmáticas, ni con un desempeño o una aplicación estática.

Básicamente fue una respuesta a los crímenes de Domingo Monteverde. Esta doctrina se aplicó de hecho en ambos bandos, donde europeos y canarios fueron fusilados por el ejército republicano y los venezolanos por parte de Pablo Morillo. También se consideró una situación fuera de lo común, donde había españoles en filas republicanas y criollos apoyando a los realistas. El elemento mundial tuvo mucho peso en el decreto, puesto que, había una lucha entre los llamados conservadores y progresistas o reformadores

El espíritu en el texto del decreto se basó en dos pilares fundamentales: la Libertad; es decir, romper las cadenas de la servidumbre con la tiranía y, una noción pedagógica, de separar a los americanos de los españoles y canarios. Se dimensionó el conflicto dándose una esclarecedora descripción cualitativa, donde se definieron las características de la tiranía y se exploró una realidad digna y libre para los pobladores venezolanos, resaltando con exactitud las experiencias de los barbaros tiranos.

Son equiparables las situaciones previas al decreto, tanto éticas como existenciales de esa época y ahora: los bárbaros tiranos han aniquilado y destruido a muerte, han violado los derechos de la gente, han infringido las capitulaciones y los tratados solemnes, han cometido todo tipo de crímenes, ahora llamados de lesa humanidad y han traído la desolación a Venezuela.

Lo que corresponde para este momento es una separación radical entre las fuerzas del mal y del bien; tener la actitud y práctica de crear conciencia ante el mundo de nuestra lucha, ser muy precisos en comunicar qué tipo de conducta debe eliminarse de las personas para poder ser libres y sobre todo los riesgos de la ingenuidad sobre todas aquellas situaciones donde la tiranía y sus apéndices reciban apoyo.

Asumir una acción reveladora de todo el saqueo a la nación, perpetrado y continuado por los factores del poder político, sus cómplices y los mecanismos impuestos y establecidos; las expropiaciones y asesinatos, sus crímenes, torturas y exponer de forma pública una síntesis de las razones del miedo de la población y los más cercanos promotores de ese miedo, con el propósito de catapultar la cotidianidad para detonar la conciencia. 

La nueva experiencia del espíritu del decreto debe abrir cauces de originalidad y expresar la legalidad de nuestra postura Liberadora. Respaldar el derecho de la gente, frente al apoyo hacia los tiranos. Una sentencia no de muerte sino de vida para Venezuela.

The post Abraham Segueda: Y tuvo que llegar el decreto de Guerra a Muerte appeared first on LaPatilla.com.

Source