Seleccionar página

A cinco días del secuestro de la niña Antonella Guadalupe Maldonado, de 4 años, en el Táchira, el silencio es ensordecedor.

El hermetismo de los cuerpos de seguridad, que se dedican a la búsqueda de la menor, ha causado más conmoción y preocupación en los pobladores de Colón.

Antonella Guadalupe Maldonado Roa fue raptada el primero de enero de 2021, en horas de la tarde, en el barrio Pérez de Tolosa, de San Juan de Colón, municipio Ayacucho de los brazos de su tío, quien intentó evitar que la niña le fuera arrebatada y recibió un disparo en el rostro. Los delincuentes huyeron del lugar en un vehículo Toyota Corolla blanco.

La prensa local destacó que los delincuentes «buscaban a Antonella Guadalupe» y cuando la encontraron perpetraron el rapto. Hasta los momentos la familia no se ha pronunciado en torno a este detalle. Y se desconoce si los captores han hecho contacto alguno.

Despliegue policial y cierre de accesos

Para dar con el paradero de Antonella Guadalupe fueron activadas comisiones del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), así como del Grupo Antiextorsión y Secuestro (Gaes) con la idea de intensificar los trabajos de investigación sobre estos hechos.

Al mismo tiempo se puso en marcha un plan de cierre de la ciudad, con la participación de todos los organismos de seguridad que convergen en la zona: Politáchira, Policía Nacional Bolivariana (PNB), Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), para así minimizar y procurar un mayor control sobre las posibles rutas de escape según lo citado por La Nación.

Entretanto, Freddy Bernal, designado como protector del Táchira por el régimen, aseguró que se realizaría un «chequeo minucioso de control y rastreo policial para devolver a la menor a sus seres queridos a la brevedad posible».

Muestras de preocupación

Al conocerse del secuestro el monseñor Mario Moronta, primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), exhortó a los secuestradores a liberar a la niña sana y sana.

Y a través de un audio enviado por periodistas de la diócesis, Moronta resaltó que nadie era dueño de la vida ni de las personas, solo Dios.

«A su familia, no solamente mi solidaridad, mi oración y todo aquello que podamos hacer para que Antonella llegue pronto a su casa», añadió Moronta.

También, la gobernadora de la entidad tachirense, Laidy Gómez, en su cuenta en Twitter, repudió el hecho y comentó que «lo humanamente justo, es que ninguna familia en este país, padezca esta trágica situación, no hay consuelo para una madre que viva esto».

Ayúdanos a encontrarla

La familia de Antonella no se da por vencida. Desde el momento mismo del plagio comenzó a moverse a través de las redes sociales para mostrar el rostro de la niña, y captar la atención a la espera de cualquier tipo de información.

Por su parte, la periodista Ingmary Rodríguez Parejo ofreció más detalles y señas para la búsqueda de la niña. Según Rodríguez, Antonella Maldonado, hija de Yulimar Rojas, vestía un Mono negro cuando fue raptada este 01 de enero.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/a-cinco-dias-del-secuestro-que-se-sabe-en-tachira-de-la-nina-antonella-maldonado