Seleccionar página

Venezuela tiene años inmersa en una crisis económica que solo se agravó tras la llegada de la pandemia por COVID-19. El dólar paralelo marcó una línea divisoria en los bolsillos de los ciudadanos, quienes se apresuraban por seguirle el paso en medio de la inflación que devaluó el salario mínimo integral.

De acuerdo a la Asamblea Nacional (AN), el Índice de Precios al Consumidor (INPCAN) del mes de noviembre 2020 se ubicó en 65,70 %; mientras que la acumulada fue 3.045,92% y la interanual 4.087 %.

La pandemia instauró una dolarización de facto en Venezuela, a tal punto, que de 10 operaciones, 7 se concretan con la divisa estadounidense.

Además, el bolívar ha perdido casi todo su valor al devaluarse un 95,30% en 2020. Para comprar un dólar en enero del pasado año, se necesitaba 48.709 bolívares; mientras que el 30 de diciembre, los ciudadanos necesitan 1.027.912 según el mercado paralelo, y Bs. 1.107.198,58 en la tasa oficial.

Ante estos hechos, los venezolanos se preguntan qué deparará el 2021 para el país: ¿dolarización o reconversión monetaria?

Dolarización

El economista José Guerra explicó a EFE que esta dolarización «es la respuesta ante la destrucción del bolívar como moneda, que está dejando de existir y solo queda para pagos menores».

Insistió que la dolarización informal «está causando un estrago muy intenso pues está agravando la desigualdad social» entre aquellos que tienen o carecen de divisas.

Para el economista Alejandro Grisanti, Venezuela no puede dolarizar porque el país está pasando por una «dominancia fiscal”. Es decir, el régimen ha destruido sus fuentes de ingresos, su capacidad de generar ingresos con la destrucción de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y no tiene posibilidad de generar externos.

Durante una entrevista para El Diario, Grisanti explicó que en este escenario, se necesita emitir dinero para poder pagar bonos, salarios y cualquier otro compromiso. Por lo que el Estado no puede dolarizar, puesto que lo que menos tiene el régimen son divisas, las que se requerirán para pagar sueldos, salarios, bonos, entre otros.

«En un escenario de restricción de ingresos, la única solución que les queda es la ‘maquinita’, que es imprimir bolívares y con eso se pagan sueldos y salarios. Por consiguiente, nunca, mientras Nicolás Maduro esté en el poder los empleados públicos van a poder recibir dólares como parte de pago«, dijo.

Por su parte, Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, señaló que Venezuela está lejos de convertirse en una «economía sólida» nuevamente, y que por el contrario, entrará en un periodo de «estabilización en el foso».

Según los datos de la consultora, se proyectó que la economía venezolana caiga en torno al 1 % en 2021.

Igualmente, advirtió que la banca venezolana podría ofrecer mayores instrumentos y servicios basados en dólares.

«Y así avanzar más profundamente en lo que se denomina la dolarización financiera, eso también pudiera abrir un conjunto de oportunidades, también un área que a muchos no les gusta y es que el Estado tenga la capacidad de cobrar impuestos», dijo.

También especificó que se espera que la dolarización transaccional dé paso a una dolarización financiera, que la banca se incorpore productos denominados en la moneda estadounidense.

«De igual forma esperamos un aumento de 26% en el flujo de remesas, y eso es una buena noticia porque va impactar positivamente el consumo de las familias que dependen de las remesas», explicó.

¿Reconversión monetaria?

De acuerdo a La Nación Web, Oliveros invitó a los venezolanos a prepararse para una reconversión monetaria, la cual sería «inminente».

«Probablemente el gobierno le va quitar cinco ceros a las monedas y hay que prepararse», añadió.

Además, Guerra también ratificó que el régimen prepara la tercera reconversión monetaria, para eliminar entre cinco y seis ceros al cono monetario.

Esto debido a que la cantidad de dígitos que generó la hiperinflación está dificultando las transacciones de la economía, así como a la imposibilidad de conseguir billetes para realizar pagos de menores proporciones.

“Vamos a decir lo mismo que dijimos en 2007 cuando Chávez anunció la primera reconversión monetaria en aquel año. Si la reconversión no va acompañada de medidas fiscales y monetarias para contener la inflación, en poco tiempo la inflación va a restaurar los ceros que le han quitado al bolívar. El régimen está desorientado en materia económica, no hay un jefe del Gabinete Económico ni menos aún ideas para enfrentar la hiperinflación y la medida de aumentar el encaje bancario al 100% lo que hizo fue contraer más la economía y acabar con el crédito”.

Finalmente, aseguró que Venezuela requería un programa de reformas económicas de «largo aliento» que acabe con la hiperinflación y siente las bases para reanudar el crecimiento del sector.

https://www.caraotadigital.net/nacionales/2021-ano-de-dolarizacion-o-reconversion-monetaria-aqui-los-pro-y-los-contra-de-cada-uno